Trump marca distancia del castrismo... otra vez

Trump marca distancia del castrismo... otra vez
Por:

El presidente estadounidense, Donald Trump, reclamó ayer un “futuro mejor y más libre” para el pueblo cubano y denunció que el “régimen comunista” apaga el derecho a la “libertad individual” y a la “autodeterminación” de sus ciudadanos.

En una declaración escrita con motivo del aniversario de la independencia de Cuba, que se cumplió ayer pero no se celebra en la isla, Trump envió sus “mejores deseos” y los de la primera dama, Melania Trump, “al pueblo de Cuba que sueña con la verdadera libertad” y a los estadounidenses de origen cubano en Estados Unidos.

“Volvamos a comprometernos con un futuro mejor y más libre para el pueblo cubano”, señaló Trump.

“En este día especial, recordamos que los patriotas cubanos encendieron una llama de libertad que nunca se apagará del todo mientras los hombres y mujeres puedan soñar con un mejor mañana”, indicó.

El presidente evocó a los “grandes líderes cubanos que lucharon por la independencia, como José Martí y Antonio Maceo”, y dijo que sus nombres están “grabados en la historia junto a los de (George) Washington y (Thomas) Jefferson”, dos de los padres fundadores de Estados Unidos.

El Dato: Éste es el segundo año consecutivo que Trump emite un mensaje con motivo de la independencia de Cuba, lo cual no es bien recibido en la Isla.

“El 20 de mayo marca la celebración de la independencia cubana, ganada por patriotas que deseaban libertad individual y el derecho a la autodeterminación, ambos trágicamente apagados por un trasnochado régimen comunista”, subrayó Trump.

“Aún así, el valiente pueblo de Cuba sigue trabajando —bajo una opresión continua y circunstancias extremadamente difíciles— para sostener a sus familias y restaurar los derechos humanos y civiles”, agregó.

“El legado de líderes como Martí, Maceo, Washington y Jefferson “sigue alentando a todos los pueblos a seguir comprometidos con la lucha por la democracia y la restauración de los derechos políticos, económicos y religiosos”, aseguró.

También expresó su “respeto” a la “resiliencia del pueblo cubano y las aportaciones de la comunidad cubano-estadounidense” y aseguró estar “agradecido” por sus “muchas contribuciones en el mundo de la literatura, las artes, la música, la cocina y las empresas”.

Éste es el segundo año consecutivo que Trump emite un mensaje con motivo de la independencia de Cuba, algo que su predecesor, Barack Obama, no hizo durante su mandato, pero que sí conmemoraron otros mandatarios estadounidenses, como George W. Bush (2001-2009), Bill Clinton (1993-2001) y George H. W. Bush (1989-1993).

En 2003, después de que Bush hijo emitiera un mensaje con ese motivo, el periódico oficial Granma le llamó Führer, y recordó que esa efeméride no se celebra en la isla.

Según dijo entonces Granma, el 20 de mayo de 1901 fue un día “triste y bochornoso” en el que se entregaba una “caricatura” de república, tras la destrucción del Partido fundado por Martí y el desarme del Ejército Libertador de la Isla que libró la guerra contra España hasta 1898.

Un cambio cosmético

Las políticas de Trump con respecto a Cuba no cambian sustancialmente las relaciones con la Isla.

Lo que cambia.

Los viajeros del programa “pueblo a pueblo”, que permitía a particulares el traslado, pueden visitar la isla sólo con grupos fuertemente regulados.

Las nuevas reglas prohíben las transacciones financieras de EU con militares cubanos, incluidos hoteles, restaurantes y autobuses turísticos del Estado.

Lo que se mantiene.

La reanudación de vuelos comerciales directos entre Cuba y Estados Unidos.

La sede de la embajada de Washington en La Habana y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Las remesas y los viajes ilimitados de cubano-estadounidenses a Cuba.

La salida de Cuba de la lista de países terroristas elaborada por el Departamento de Estado de EU.

La derogación de la política migratoria pies secos, pies mojados.

Los acuerdos de intercambios en seguridad.