El desempleo se ensana con jovenes

El desempleo se ensaña con jóvenes
Por:

Por Karla Ponce

En el país no hay empleos para los jóvenes. Cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) indican la tasa de desocupación entre la población de 14 a 24 años se eleva casi el doble de la general y alcanza un total de 9.43% de la Población Económicamente Activa.

Las estadísticas de la dependencia indican que la tasa de desempleo nacional se colocó en 5.17% al mes de junio, número que representa una leve mejoría respecto a la registrada en mayo de 5.31 por ciento.

Sin embargo, el responsable de la política laboral, Javier Lozano Alarcón, destacó que a pesar de las pérdidas de empleo provocadas por la inestabilidad económica internacional, en la presente administración se mantiene una ganancia neta de empleos formales estimada en 233 mil 320 fuentes de trabajo.

Cantidad insuficiente debido a que la crisis cobrará al país un millón de empleos contabilizados a partir de septiembre pasado consideró el presidente de la Coparmex, Ricardo González Sada

Durante la segunda audiencia para analizar los efectos de la crisis económica, Lozano Alarcón indicó que las medidas anticíclicas permitieron frenar la caída de empleos.

“Si bien el PIB cayó 10% en el primer semestre de 2009, la disminución del empleo formal ha sido de sólo 1.9%”, cantidad que representa 254 mil 531 empleos, destacó.

Reconoció que aunque el gobierno ha hecho lo posible para enfrentar “una

crisis que no provocamos, me temo que no será suficiente”

Por ello, instó a los senadores a otorgar su apoyo político y presupuestal a los programas que permiten a la población acceder a una ocupación productiva, oportunidad de autoempleo o capacitación, como el Servicio Nacional de Empleo y el Programa de Empleo Temporal.

Considero urgente actualizar el marco jurídico vigente para promover mecanismos que permitan a los jóvenes tener empleo; incrementar la productividad y los ingresos de los trabajadores, a través de una mayor capacitación; avanzar en la transparencia y democracia sindical; erradicar el trabajo infantil; propiciar mejores condiciones de seguridad y salud en el trabajo; fomentar la igualdad de derechos laborales entre hombres y mujeres; lograr la inclusión de los grupos vulnerables, y mejorar la procuración e impartición de justicia laboral.

Afirmó que es necesario impulsar de manera corresponsable la agenda de competitividad, ya que, no se puede esperar que el gobierno sea el único que genere los empleos que hacen falta a la economía, “los empresarios también deben estimular la competitividad”, planteó.

Ricardo González Sada, presidente de Coparmex

Para el presidente de la Confederación patronal de la República Mexicana existen varis medidas de acción que no requieren de grandes deliberaciones políticas y pueden impulsar el crecimiento económico nacional si se ponen en marcha como apostar a las obras de infraestructura a nivel local los que haría mucho más ágil su gestión.

Herminio Blanco, ex Secretario de Comercio

El ex secretario de Comercio afirmó que para acelerar el paso se debe abrir la puerta a la inversión privada en rubros que hasta ahora se han censurados, disminuir los costos de apertura y operación de empresas, actualizar la legislación laboral, además de diseñar apoyos fiscales.

Enrique Cabrero, director del CIDE

Para el director del CIDE Sin un plan maestro de reformas las iniciativas que sean aprobadas de manera aislada se diluiran. El momento actual, dijo, no permite “más reformas aisladas, o parches que compliquen más el ya de por sí complejo andamiaje institucional del sistema económico”.

Gerardo Ruiz Mateos, secretario de Economía

Los resultados de las medidas de emergencia emprendidas por el gobierno federal para contener los efectos de la crisis son tangibles. De acuerdo con Gerardo Ruiz Mateos, el programa de paros técnicos contuvó el despido de 370 mil trabajadores con la inversión de 1,300 millones de pesos.

Francisco Hernández Juárez, líder de la UNT

El líder de la UNT llamó a reformar las instituciones laborales gubernamentales para garantizar el crecimiento de salarios, la productividad y una mejor distribución del ingreso y la riqueza. Hernández Juárez señaló que la base de toda política salarial sana es la negociación colectiva.

28 % de la población ocupada se encuentra en el sector informal de la economía, según datos del INEGI.

63 % de la Población Económicamente activa está integrado por hombres, el restante 37% por mujeres

1.2 millones de empleos se requieren cada año, sólo para incorporar al mercado laboral a los jóvenes que egresan de las universidades

223, 000 empleos es el balance que tiene la presente administración en la plantilla de trabajadores formales del 1 de enero de 2007 al 31 de julio de 2009.

257 000 empleos se han perdido en el primer semestre sólo en el sector manufacturero, el más dañado por su estrecha relación con la demanda en EU.

45, 000 fuentes de trabajo se eliminaron en el DF en los primeros seis meses del 2009, siendo la entidad que registra las mayores pérdidas.

asc