Empeora perspectiva para la banca

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Por Claudia Castro Reyna

La perspectiva del sistema bancario en México continúa negativa como consecuencia de las difíciles condiciones económicas y crediticias que aún prevalecen en el mercado, detalló la agencia calificadora Moody´s Investors Service.

No obstante, destacó que a nivel individual, los ratings de bancos en el país se mantienen estables en su mayoría.

A través de un reporte sobre las perspectivas crediticias de los sistemas bancarios en Latinoamérica emitido por la calificadora, se resaltó que éstas deberán estabilizarse a lo largo del 2010 como un reflejo del regreso de las condiciones crediticias más normales en la mayoría de los mercados; así como la resistencia de los fundamentales bancarios durante la crisis financiera.

De acuerdo con Moody´s, la mejoría de las condiciones macroeconómicas, las bajas tasas de interés y el acceso a fondeo más diversificado, son factores que ayudan a poner en marcha el crecimiento crediticio y de inversión, lo cual debería generar mejores utilidades y calidad de activos de los bancos en el año.

De tal modo que las perspectivas crediticias para la mayoría de los principales sistemas bancarios deberán revertirse a estables de negativas, especialmente en Brasil, Chile y Colombia.

“Los bancos latinoamericanos se encuentran bien posicionados para aprovechar la reactivación anticipada en la demanda de negocios en 2010 o, de ser necesario, para ajustarse a un crecimiento menor al óptimo a la luz de la liquidez de los mercados locales, y las adecuadas reservas y colchones de capital”, resaltó Jeanne Del Casino, responsable del área de bancos para América Latina.

Aún hay riesgos. Sin embargo, también mencionó que las utilidades de los bancos con operaciones en Latinoamérica no se encuentran libres de riesgos.

Advirtió que la reapertura de los mercados de fondeo externo –que ya está en marcha mediante la cantidad importante de emisiones de deuda durante los primeros dos meses del año- será de vital importancia a la larga para ayudar a financiar las necesidades de crédito de las economías regionales en expansión.

Agregó que los movimientos en las tasas de interés podrían ocasionar un cambio en la dinámica del manejo de balance, con efectos en los márgenes de los bancos.