Miércoles 8.07.2020 - 01:54

Industria musical, de cine, libros y diseno pierde 59 mmdp

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fuente IMCO con datos del INEGI

La economía nacional pierde anualmente 59 mil millones de pesos, un 0.34 por ciento del PIB, por piratería y el robo de obra protegida en las industrias creativas, consideradas como aquellas donde el producto final cuenta con derechos de autor: cine, música, literatura, pintura, teatro, fotografía, videojuegos, diseño gráfico y arquitectónico, entre otros, reveló el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

El director general adjunto del organismo, Manuel Molano, comentó que la pérdida de empleos por piratería en este sector alcanza los 300 mil puestos de trabajo, los cuales se dejan de crear al año.

Recordó que las industrias creativas son una fuente de crecimiento potencial para México, pues se estima que su tamaño (junto con las redes de distribución) representó el 7 por ciento del PIB en las últimas dos décadas; sin embargo, han reportado un crecimiento “mediocre”, de 0.18 por ciento en promedio en el mismo periodo, por debajo de la tasa de crecimiento promedio del país.

Lo anterior se debe a que las industrias creativas en México, como en otros países de América Latina, sufren de problemas de ilegalidad. “Cuando ocurre el robo de la obra protegida, o piratería, los creadores, productores y distribuidores se ven en dificultades para mantener la capacidad de creación de obra nueva. Por ello es común ver litigios interminables de obra protegida o copias ilegales en venta”, comenta el especialista.

De acuerdo con el estudio realizado por el Imco, de mantenerse la competencia desleal, el crecimiento del sector convergerá a tasas de crecimiento de 1.3 por ciento en los próximos 40 años; mientras que bajo el uso de tecnología constante y sin crecimiento de la actividad ilegal la tasa sería de 1.9 por ciento, en el mismo periodo.

No obstante, una mejor defensa de los sistemas de propiedad intelectual, sin piratería, llevaría a que las industrias creativas crecieran a su tasa potencial de 4 por ciento anual, y converger en esta tasa por los siguientes años.

“La tendencia de la industria ilegal es colocarse rápidamente en los canales de distribución modernos; por lo que se habrá apropiado de los canales obsoletos. Para evitar esto, se hace fundamental la presencia del Estado para controlarlo”, señala el documento.

Se explica que cuando ocurre el robo de una obra protegida, el creador, productor y distribuidor de la misma se ven en dificultades para mantener la capacidad de crear nueva obra, incluso se termina el negocio, ya que puede existir un momento en que ya no haya obra nueva que sea comercializable (de manera legal o ilegal).

Para proteger los derechos de propiedad intelectual, el Imco propone seguir tres ejes: evitar el modelo de impuestos, subsidios y penas onerosas, el primero genera incentivos a la evasión fiscal, mientras que los subsidios requieren financiamiento con impuestos que provienen de la propia industria; en tanto que las sanciones excesivas son de difícil ejecución.

Por ello, considera proteger a partir de políticas, incluso una reforma en la materia y coordinación efectiva en los tres niveles de gobierno.