Los informales pueden ser un jugoso negocio

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Por Claudia Castro Reyna

Con 12.6 millones de personas laborando en el sector informal, según el INEGI, la banca comercial ve un gran potencial para hacer negocio en este segmento. Sin embargo, la ausencia de garantías, la pesada carga regulatoria y la falta de educación financiera, han hecho muy complicado este proceso.

El mesero, un vendedor en el tianguis, la costurera, el herrero, el carpintero y la vendedora de cosméticos, son sólo algunas personas que también demandan financiamiento de la banca pero que aún no encuentran los mecanismos apropiados para acceder a ella.

La razón, explica Sergio Luna, subdirector de Estudios Económicos de Banamex, es que la sobrerregulación que existe en nuestro país al momento de querer poner un negocio, se vuelve muy costosa y complicada, por lo que las personas prefieren mantener sus comercios en la informalidad.

“Vemos la falta de una estructura regulatoria sencilla, fácil de cumplir, que ofrezca certidumbre; así como la existencia de títulos de propiedad, facturas que sean documentos de pleno reconocimiento y legítimo valor que sirvan de garantías prendarias”, insistió.

Negocios desorganizados. Al no estar regulados, este tipo de comercios tampoco llevan un control interno de sus finanzas, mezclan los gastos del hogar con los de sus negocios y por lo tanto, se vuele más complicado para los bancos medir el nivel de riesgo.

Por eso, explicó, la necesidad de promover la educación financiera que les ayude a los propietarios de los negocios a llevar un mejor control y de esta manera, sean más confiables y sujetas de crédito para los bancos.

Asimismo, que les permita vencer ciertos mitos que aún existen respecto de la banca comercial.

El sector informal se caracteriza por acceder a mecanismos de financiamiento informales como las tandas o los agiotistas. Este tipo de crédito es más costoso, las tasas son muy altas y los mecanismos de recuperación de la cartera vencida son los menos óptimos.

Sergio Luna dijo que el éxito de las Pymes en otros países ha sido que se les ha permitido financiar su capital de trabajo; sin embargo debido a que los registros públicos en México no se gravan, hace imposible que éstos pudieran servir como garantía para el momento de otorgar un crédito.

fdm