Mexicano dirige GM por primera vez en el país

A prisión, ladrón de cuentahabientes
Por:
  • larazon

Foto Dayan Jiménez La Razón

karla.ponce@3.80.3.65

Ernesto Hernández

Edad: 53 años

Profesión: Ingeniero mecáni-co; IMT en Massachussets. Maestro en Admón. por ITAM

Su personalidad es impactante. Camina erguido, sonriente, complacido. Mira a sus interlocutores a los ojos, no titubea al hablar. Es Ernesto Hernández, el primer mexicano que llega la presidencia de General Motors México (GM).

Corrían los primeros días de abril cuando recibió la noticia. Grace Lieblein, quien tomará la presidencia de la empresa en Brasil, le dio la noticia de que la sucedería en el puesto después de dos años cuatro meses de funciones.

“Me quedé congelado porque no podía comentarlo hasta que se hiciera el anuncio oficial”.

Hoy que la noticia es de dominio general confiesa que sólo emitió la sonrisa más amplia que jamás se le haya visto. Asegura que su promoción no fue cuestión de suerte. “Se trata de estar en el lugar indicado en el momento oportuno”.

Sus méritos hablan por sí solos. Ingeniero Mecánico por el Instituto Politécnico Nacional tiene una trayectoria de 31 años en la compañía, desarrollándose en las áreas de manufactura y planeación. Fueron sus logros los que permitieron que el 1 de junio asuma de manera formal la presidencia de la automotriz.

Sabe que no será fácil sustituir a la mujer que logró sortear la crisis económica y evadir el impacto que generó el virus de la influenza AH1N1. Pero dice estar listo.

El mexicano de 53 años garantizó continuidad en los planes, estrategias y proyecciones de la compañía. “Estamos comprometidos a garantizar un modelo de negocios viable”.

En sus líneas de acción destaca incrementar el servicio de postventa, ofrecer mejor atención a los clientes, incrementar la rentabilidad de la compañía y los distribuidores, además de dar pasos sólidos en las tecnologías verdes.

“General Motors es ya un referente, no sólo en materia de tecnologías limpias, sino también en vehículos eléctricos, en celdas de cero emisiones, en motores limpios, transmisiones eficientes y nuevos combustibles alternos, pero es un compromiso social avanzar en ello”.

El nuevo presidente de General Motors en territorio nacional sabe que sus retos no son sencillos, pero asegura tener las capacidades suficientes para cumplirlos todos.