• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

Algunas empresas grandes o incluso fábricas familiares de vino, tequila, mezcal, transporte de carga, textiles y alimentos, ya cambiaron su visión de negocio, pues no sólo ofrecen los productos o servicios con los que empezaron, sino que ya ofertan experiencias, las cuales han impulsado su crecimiento y sus ingresos.

Tal es la situación de compañías como Ferromex, de Grupo México, con su famoso tren turístico El Chepe, el cual viaja de Chihuahua a Los Mochis, Sinaloa, y atraviesa las Barrancas del Cobre, o Grupo Cuervo, que después de abrir su destilería, ubicada en Guadalajara, para que los visitantes observaran el proceso de la elaboración del tequila, ahora ya cuenta con el tren Cuervo Express y un hotel.

Otro caso de empresas que se beneficiaron al ofrecer experiencias turísticas son los viñedos, como los de Valle de Guadalupe en Baja California; Casa Madero en Coahuila; La Redonda o Freixenet, por nombrar a las más conocidas, en Querétaro; y Cuna de Tierra en Guanajuato, las cuales no sólo hacen recorridos, sino vendimias, catas, maridajes y  hasta eventos privados.

Si bien el principal giro de Ferromex es el transporte de carga, El Chepe ahora transporta a más de 200 mil pasajeros al año y ya tiene un convenio con otra firma para operar el Tequilero Express, dijo a La Razón Rosalba delgado Quiñonez, gerente general de Turismo de la compañía.

Mientras que en Mundo Cuervo, ya se tienen planeados diversos proyectos de crecimiento al 2040, como otros recintos de hospedaje, un ecoparque y un centro cultural, de acuerdo con Genoveva García, de Marketing y Comunicación de la firma.

No sólo las grandes ofrecen vivencias, experiencias o contacto con los procesos de producción, en cada entidad hay pequeños fabricantes que muestran como tejer en te- lares, hacer esferas, destilar mezcal, o guías que muestran atractivos únicos.

Compartir