Perjudica a empresas robo de información

Rescate médico de un perro desahuciado
Por:
  • larazon

Por Aura Hernández

aura.hernandez@3.80.3.65

Poco más de la mitad de las empresas a nivel mundial tiene fugas de información sensible, lo que les genera no sólo pérdidas económicas sino también deteriora su imagen y confianza.

El estudio “¿Cómo se plantean las organizaciones mundiales el reto de la protección de datos personales?”, elaborado por la firma Accenture, reveló que el año pasado el 58 por ciento de las organizaciones encuestadas ha perdido datos sensibles o confidenciales y, en el 60 por ciento de estos casos, se debió a vulnerabilidades internas y sucedió en más de una ocasión.

Dichas vulnerabilidades se refieren a problemas internos con los empleados, fallos comerciales o en los sistemas, lo que contrasta con la creencia general de que las amenazas a la privacidad y seguridad se deben a fuerzas externas.

De acuerdo a la encuesta, las empresas que han sido afectadas por este fenómeno gastan entre seis y ocho millones de dólares en promedio para resolver el incidente, precisó Rafael Pereda, manager en Prácticas de Seguridad de la firma.

Destacó que las fugas, pérdidas o robo de información no sólo representan pérdidas económicas para las organizaciones, sino también un golpe que a la larga puede ser muy perjudicial para su imagen.

Esto, porque quienes más sufren para impedir este tipo de vulnerabilidades son las empresas grandes debido a que tienen más empleados y operaciones más diversas desde el punto de vista geográfico, a lo que se añade una mayor práctica del outsourcing, lo cual a veces puede malinterpretarse como delegar la protección de datos a terceros.

Apuestan por ley de protección de datos

En la lucha para frenar la fuga de información sensible en las organizaciones, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en posesión de particulares tendrá un papel muy importante, afirmó Ricardo Lira, gerente responsable de los servicios de seguridad y privacidad para México y Centroamérica de Ernst & Young.

La implementación de esta ley es una forma de tomar acciones ante la preocupación de la iniciativa privada, ya que a últimas fechas se ha visto que en lugares como Tepito o a través de Internet es posible comprar las bases de datos de instituciones.