Refrescos llevan inflacion a maximos en ocho meses

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

En la primera quincena de enero la inflación registró un aumento de 0.68 por ciento, con lo que la medida a tasa anual se aceleró en 4.63 por ciento, el mayor aumento de ocho meses, afectada por la entrada de mayores impuestos este año.

El reporte del Inegi mostró que la mayor presión provino del aumento en los precios de los refrescos, pan de dulce y cigarros, pues estas mercancías fueron afectadas por mayores impuestos derivados de la reforma hacendaria.

En este sentido en los primeros 15 días del mes los refrescos envasados registraron un aumento de 11.40 por ciento. El economista en jefe de Barclays México, Marco Oviedo, puntualizó en un reporte, que esto indica que el impuesto en este producto es de casi 12 por ciento, “lo que sugiere que el 95 por ciento del efecto ha sido transferido a los consumidores”.

De acuerdo con el economista, las cifras señalan que la efectividad del impuesto para reducir el consumo de refresco puede estar en duda, pues todo indica que se sigue demandando pese al aumento en el precio.

En esta misma tendencia, los precios del pan de dulce y los cigarros subieron 4.76 y 3.65 por ciento. Asimismo, el precio de la cebolla aumentó en 17.69 por ciento, debido a afectaciones en las cosechas por efectos climáticos, principalmente en Jalisco.

Contrario a lo anterior, el precio del jitomate, que había sido presionado en los últimos meses, registró un descenso de 31.67 por ciento, lo que ayudó a compensar el aumento en la inflación, ya que este producto tiene un alto peso en el índice de precios.

De acuerdo con Isaac Velasco, analista de Grupo Financiero Ve por Más, en enero se verá el mayor impacto de los nuevos impuestos en la inflación, por lo que prevé que la inflación cierre el mes en 4.86 por ciento, la cual sería la cifra más alta del año.

El analista explicó que las mayores afectaciones en los precios se verán en el primer trimestre del año, no obstante “en los siguientes meses los aumentos comenzarán a normalizarse”. Mientras tanto, su pronóstico para el cierre de año se ubica en 4.21 por ciento.

Por su parte, Alejandro Cervantes, jefe de economía de Casa de Bolsa Banorte-Ixe, comentó que “las presiones serán temporales y se irán diluyendo en los próximos meses”, por lo que espera la inflación finalice el año en 3.90 por ciento.