2019

Riesgos y oportunidades de la soledad
Por:
  • valev-columnista

Uno de los significados del verbo mejorar según el Diccionario de la lengua española es “adelantar, acrecentar algo, haciéndolo pasar a un estado mejor”. También, “ir recobrando la salud perdida, restablecerse”.

Ir hacia delante se usa para referirse a que algo es mejor que antes. Evaluar que algo es mejor cuando se trata de nuestra humanidad tiene sus complicaciones, porque hay asuntos que no son tan obvios como comparar si es mejor ser alcohólico y cocainómano o alguien moderado en el consumo de drogas que cuida la salud del cuerpo y del cerebro.

Sin embargo, cuánto sexo es mejor que tenga una pareja en comparación con el año anterior es mucho más subjetivo.

El New York Times lleva algunos años haciendo listas sobre cómo ser mejores personas en el año que comienza. La idea es linda y útil: pensarnos como capaces de hacer progresos, de sobreponernos a las pérdidas, de entender mejor nuestros sentimientos para usarlos a nuestro favor, de cambiar vicios que limitan nuestro desarrollo, de ser capaces de autocuidado y de cuidar lo que amamos.

El Times considera que el sexo es muy importante para tener una vida de bienestar. El sexo es bueno para las relaciones porque puede ser además una forma del afecto. Parece que la pérdida del deseo sexual entre las parejas monógamas de largo plazo es inevitable. Por lo menos así se declara en la intimidad del consultorio. La vida sexual no es una ascendente sostenida pero sí es un elemento que aleja a personas que solían entenderse. Hombres y mujeres prefieren las aventuras sexuales en lugar de enfrentarse al problema: ¿Por qué ya no hay deseo entre nosotros?

Escuchar más de lo que hablamos podría ser una buena idea para el 2019. Preguntarle al otro que nos cuente sobre sí mismo es una forma más cálida de existir en el mundo. Vivir sin curiosidad obviando la presencia de quienes nos rodean puede ser una forma de la depresión, de la apatía o del egoísmo.

Las evidencias sobre el impacto negativo de la adicción a los celulares en la capacidad de concentración, de creatividad y de vínculo, son abrumadoras. El Times sugiere tiempos fuera del celular como una medida de salud.

Vigilar cuánto gastamos y deshacernos de lo que no necesitamos.

Hacer una tarea a la vez en lugar del tóxico multitasking, que promueve la atención dispersa en lugar de la atención plena.

Iniciar una psicoterapia si hay asuntos que nos duelen y que nos impiden sentirnos en paz y claros sobre lo que queremos de la vida.

Ser  guardianes de nuestro tiempo para no terminar el año que empieza exhaustos, odiando a los que nos rodean y lo que hacemos, porque estamos agotados.

Celebrar cada año cumplido y no sufrir por envejecer, que hoy está tan mal visto como lo era ser negro u homosexual en un pasado no muy lejano.

Jamás perder la autonomía y la independencia; no permitirle a nadie que crea que nos posee y que entonces tiene derecho a decirnos qué hacer.

Que venga un 2019 lleno de claridad y valentía.