El autor intelectual del crimen de Artz

BAJO SOSPECHA

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El doble asesinato que se perpetró en la Plaza Artz, el crimen que cimbró a todos los que habitamos la Ciudad de México, dejó al descubierto la incursión del Cártel Jalisco Nueva Generación en  la Ciudad de México, en alianza con el Cártel de Tláhuac, y la relación de estos grupos con otras células internacionales de criminales.

Cuando el pasado 24 de julio, al interior del restaurante Hunan, un hombre y una mujer se levantaron de sus sillas para acercarse a una mesa en la que convivían dos hombres y una mujer, para matarlos, fue un desconcierto total.

Después se supo que la pareja homicida disparó en varias ocasiones contra dos ciudadanos israelíes: Benjamín Yeshurun Sutchi y Alon Azulay.

Tras cometer el homicidio, los agresores huyeron a toda prisa del lugar; momentos después se logró aprehender a Esperanza “N”, mientras que el otro tirador logró huir.

Al ser detenida Esperanza “N”, el día del asesinato, se supo que ella tenía relación con el Cártel de Tláhuac, y que había trabajado como mesera en un bar de Felipe de Jesús Pérez, El Ojos, quien fuera líder del cártel de Tláhuac.

Tres meses después se detuvo al otro tirador, Mauricio “N”, apodado El Mawicho.

Al darse esta detención, las autoridades aseguraron que El Mawicho pertenecía al Cártel Jalisco Nueva Generación, organización que presuntamente acordó llevar a cabo el crimen de los israelíes, y que había llegado a la Ciudad de México, procedente de Jalisco, seis días antes del asesinato.

Todo tiene relación, ya que el Cártel de Tláhuac trabaja para el muy poderoso Cártel Jalisco Nueva Generación.

Faltaba una pieza clave para hacerle justicia a este crimen: el autor intelectual del asesinato. Porque tanto Esperanza, como El Mawicho, los autores materiales del doble asesinato, eran sicarios a sueldo.

Días después del doble homicidio, Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), señaló que los israelíes asesinados tenían disputas con una organización criminal; se trataba de uno de los cárteles más poderosos de México, el Jalisco Nueva Generación.

En la madrugada de ayer fue detendio Carlos Ferrando “N”, El Viejón, en dos cateos realizados por la Fiscalía capitalina y la Policía en Álvaro Obregón y Cuajimalpa,

De acuerdo a reportes extraoficiales, el hombre era jefe de sicarios y coordinó la balacera en Plaza Artz para matar a Ben Sutchi y Alon Azulay. Era integrante del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Avanza la indagatoria seis meses después

Hasta ahora han sido detenidas tres personas por el asesinato de dos israelíes en el centro comercial: Esperanza “N”, capturada horas después; Mauricio “N”, El Mawicho, detenido en septiembre, y ahora Carlos “N”, El Viejón. Foto: Cuartoscuro

A El Viejón se le atribuye el reclutamiento de nuevos elementos para reforzar células operativas que se encuentran en varias entidades del País para esa organización criminal y pagar a los sicarios a su cargo; autoridades aseguran que este hombre fue el encargado de la plantación del ataque del pasado 24 de julio para asesinar a los israelíes en Plaza Artz.

Con un trabajo intenso de inteligencia se supo que los dos hombres asesinados tenían relación con el Cártel Jalisco Nueva Generación,  por una deuda grande en un negocio relacionado con la venta de armas. Ambos asesinados habían tenido, además, problemas con la justicia en Israel y contaban con antecedentes penales.

Sutchi había sido liberado de una prisión israelí seis meses antes del atentado. En el pasado, Sutchi tuvo problemas con la organización criminal Mosley Brothers. También era conocido por su nexo con el criminal Ben Cohen y su tío, Itzik Cohen.

Sutchi era uno de los principales criminales de Israel y un rival de la organización musulmana.

La Embajada de Israel en México informaba que los israelíes habían ingresado al país gracias a una visa de trabajo y que, efectivamente, contaban con antecedentes criminales.

Ambos ciudadanos de Israel sabían que estaban amenazados de muerte; pero pensaron que en una plaza como Artz estarían seguros.

El día del asesinato, la Policía también identificó la presencia de otra persona, quien al parecer coordinó todo a la distancia, desde un punto oculto de la plaza; faltaba esta detención.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) informó que al momento de la detención de Carlos Ferrando Huerta Núñez, El Viejón, se aseguraron armas, cartuchos y droga.

“Elementos de la Policía de Investigación (PDI), en coordinación con la Fiscalía Especial de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro (FAS) y la Secretaría de Seguridad Ciudadana, aseguraron en la colonia Santa Fe, alcaldía Álvaro Obregón, y en la colonia San Mateo Tlaltenango, alcaldía Cuajimalpa, sustancia sólida blanca con las características propias de la cocaína, armas largas y cortas, un lanza granadas, granadas, cartuchos, además de cargadores de diversos calibres y detuvieron a Carlos ‘N'”, señaló en un comunicado oficial.

El Viejón fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público, quien determinará su situación jurídica.

Pero es una pieza clave, no sólo para esclarecer el doble asesinato en la Plaza Artz, sino para seguir investigando la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación en la Ciudad de México.

Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Soy reportera, conductora, columnista, entrevistadora y documentalista

Todos los días escribo mi columna en el Diario La Razón.

Y todas las noches desde hace 9 años transmitimos a través de ADN 40 , junto con Jorge Fernández Menéndez,Todo Personal. Un programa de periodismo de investigación, analizando a profundidad los temas de coyuntura.

He realizado más de 150 entrevistas sobre trayectoria y coyuntura a los personajes más destacados de la política, cultura y espectáculo.

Escribo para la revista de seguridad del Diario Excélsior,Código Topo,y soy co autora de dos libros: Justicia Inútil y la Élite y la Raza.

Mi próximo libro Muy Personal está ya por publicarse.
Bibiana Belsasso

Latest posts by Bibiana Belsasso (see all)

Compartir