“En inseguridad, estábamos hace 4 años en primer lugar de todo”

WhatsApp-Video-2020-01-20-at-21.50.46-1
Por:

Guerrero es un estado que tiene problemas ancestrales, de verdad, de pobreza y de violencia, que llegaron a su punto más álgido hace cuatro años, cuando el gobernador Héctor Astudillo asumió el control del estado. Un Guerrero que ocupaba el primer lugar en inseguridad en el país y que también tenía el municipio con mayor pobreza de toda la república.

Platicamos con el gobernador Astudillo sobre los desafíos que ha tenido que enfrentar en estos cuatro años, junto con Jorge Fernández Menéndez para Todo Personal.

Caminamos junto a él en Zihuatanejo, en el muelle de Los Pescadores, y también en Acapulco.

Héctor Astudillo: Tenemos 500 kilómetros de mar, bañable, que no lo tiene cualquier estado del país, que tiene costa. Somos tercer lugar en producción de oro, tenemos una potencia minera en este momento; creo que el número uno del país, tenemos recursos naturales.

Somos el primer exportador de mango en el país, lo llevamos a Estados Unidos, lo exportamos a Japón, a muchos lugares del mundo, a Europa. Somos primer lugar en coco, este producto que está tan relanzado en el mundo y somos un estado con un gran potencial ganadero. Obviamente, también tenemos nuestros problemas, por nuestra propia naturaleza. Somos un lugar en donde en nuestra tierra se da la mariguana y se da la amapola, que es parte el tema de la amapola, hoy más que la mariguana, del conflicto que ha habido en los últimos tiempos, especialmente en las zonas serranas.

Pregunta: Gobernador, usted ha dicho que se deben legalizar los plantíos de

la amapola.

HA: Sigo convencido de que debe haber un tratamiento diferente, que debe haber un proceso de legalización, fundamentalmente en la ruta medicinal. Impulsamos una iniciativa desde Guerrero que llegó, si bien recuerdo, al Senado, para tratar de encontrar una ruta de legalización.

P: ¿Cómo está hoy la situación de la seguridad?

HA: Los números al final de cuenta son los que nos dan los datos. Hace cuatro años entré en el momento más difícil que haya llegado un gobernador en Guerrero a tomar posesión. Teníamos, de lo que sé, lo que he llamado los dos años de la desgracia. Primero, con la destrucción de una gran parte del territorio guerrerense con Ingrid y Manuel, que ni siquiera fueron huracanes, sino dos tormentas tropicales juntas que causaron destrozos en las carreteras.

Primero, Ingrid y Manuel destruyeron Guerrero; carreteras, inundaciones, casas, muerte, muy triste; después, casi un año después exactamente, vino el tema de los 43 desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa. Dos años que transcurrieron, hasta la llegada de un servidor, muy duros, muy difíciles; bueno, hemos avanzado.

P: Justo en los años previos a que usted llegara a la gubernatura hubo, literal, un vacío de poder.

HA: Un gobierno que lamentablemente no pudo hacer mucho, porque se enfrentó con una gran cantidad de problemas, edificios quemados, territorios municipales tomados, con una crisis de confrontaciones, la autopista casi permanentemente tomada, carreteras; aparte de la autopista tomada y confrontaciones todos los días.

P: Pero a cuatro años hay avances.

HA: Sí, así es. Ha sido difícil, pero ya estamos entrando a gobernar el quinto año; las cosas han ido avanzando, porque, tocando los números de la inseguridad, pues estábamos hace cuatro años en primer lugar de todo.

De homicidios, hoy andamos en el séptimo, hemos estado en el octavo, hemos llegado a estar en el noveno, con una gran cantidad de problemas, pero ya no somos el estado icono del problema de la inseguridad del país. Estamos trabajando para dar resultados.

P: ¿Cómo está esa seguridad, no solamente la cotidiana, sino también la jurídica, imprescindible para hacer negocio?

HA: Lo primero que tiene que brindar el Estado es la seguridad en la aplicación de la ley, ése ha sido un tema fundamental que todos los días se trata de colocar; de todos los acontecimientos que tenemos, a veces en Acapulco, a veces aquí, en la Costa Grande, a veces los tenemos en Chilpancingo, en la autopista, pero todo eso ha sido un trabajo, que creo que se ha ido avanzando. He tratado de estar pendiente todos los días de los problemas de mi estado.

[caption id="attachment_1055761" align="alignnone" width="696"] El gobernador priista en entrevista en octubre pasado. Foto: Eduardo Cabrera Cruz, La Razón[/caption]

P: Su estado vive principalmente del turismo y la seguridad va de la mano con los visitantes.

HA: Guerrero es un estado que ha vivido momentos muy difíciles, pero en la medida que lo podamos atender, también permanentemente, en esa medida yo creo que el estado tiene que salir adelante.

P: Hoy podemos caminar con el gobernador por las calles, sin problema.

HA: Hay un tema bien importante, el turismo. Qué bueno que estamos caminando por acá, en el pueblo de Zihuatanejo, como le dicen muchos. Es un lugar hermosísimo.

Hay una importante cantidad de canadienses, estadounidenses; aquí hay turismo internacional, aquí llegan y tenemos vuelos, en este momento, que vienen de Canadá directamente a Zihuatanejo; tenemos vuelos que llegan de la parte norte de Estados Unidos, de Chicago, de Nueva York y de zonas donde hace mucho frío, pues mucha gente viene a tomar vacaciones.

Son las caras amables de los países, de los estados, de los puntos atractivos, y Guerrero tiene tres. Uno es Zihuatanejo, donde estamos; Ixtapa, que es hermoso también, y Acapulco, que es maravilloso. Estamos cerrando el año y esperamos sea con 14 millones de visitantes entre Taxco, Acapulco y Zihuatanejo; es una muy buena cifra y hay que seguir haciendo muchas cosas, y precisamente aquí, donde estamos caminando, es el Paseo del Pescador, que recientemente se concluyó. Estamos haciendo un muelle, aquí en Zihuatanejo.

Van a llegar cruceros, ya llegaron algunos, pero van a llegar más.

Allá, al fondo, hacia donde estamos mirando, se llama Punta Garrobo, es un nuevo desarrollo con una gran cantidad de inversionistas.

Hay turismo canadiense, estadounidense y mucho turismo mexicano, de Michoacán, de Guanajuato.

P: Es un gobernador de la oposición, ¿cuál es la relación con el Gobierno federal?

HA: Creo que es muy buena en el tema de coordinación, especialmente en la seguridad. Ha habido un muy buen respaldo de la Secretaría de la Defensa Nacional, de la Guardia Nacional y de la Marina. El Presidente de la República ha tenido expresiones correctas hacia mi, que mucho agradezco, y como decía Confucio, hay reciprocidad.

De Zihuatanejo viajamos con Astudillo para ver la situación de Acapulco; estando en el puerto recorrimos el macrotúnel, que une zonas populares con la zona de la costa de Acapulco, una obra que había quedado inconclusa y que hace dos años quedó terminada.

Son tres kilómetros; es, digamos, el túnel más largo que hay en México; es una obra que tiene funcionando más o menos dos años.

Una persona toma un autobús que pasa por el macrotúnel y en cinco minutos está en el otro, en Acapulco, frente al mar. De este lado de la laguna hay zonas más populares.

P: ¿Cómo se están preparando para esta época vacacional?

HA: Primero, con un tema que tiene que ver, otra vez, con el tema nacional, que es el tema de seguridad. Hay que ofrecer un lugar más seguro, más cuidado, en donde la gente diga “puedo ir porque sé que va a haber alguien que me esté cuidando, que sepa que estoy allá” y que hay todo un operativo para cuidarlo. Segundo, hay que prepararnos con el tema que tiene que ver con el agua, que exista la suficiente agua.

Ha habido algunos problemas de agua, porque cuando vino recientemente el problema de una depresión tropical de nombre Narda, algunos le llaman Bernarda, pero era Narda, pues se llevó, descompuso todas las bombas de agua. Estamos en un proceso que está casi ya terminado, en donde ha participado el gobierno del estado de lleno y tenemos que prepararnos con agua.

Tenemos que prepararnos con un mejor servicio de limpia, junto con el ayuntamiento, para que todos los prestadores de servicios, llámese alguien que tenga un restaurante, que está en un taxi, que está en un hotel, esté en la mejor disposición para atender bien a quienes vengan de visita.

P: Hay quienes dicen, “no, ya no se puede ir a Acapulco, es inseguro”. La ocupación en este puente es altísima, más de 90 por ciento en ocasiones.

HA: Vamos a cerrar con 14 millones de visitantes en el estado. Hay más vuelos, no solamente locales, sino internacionales. Muchos más cruceros.

P: ¿Cuál es el mayor desafío que tiene Guerrero en los próximos dos años?

HA: Sin duda, mejorar los indicadores delictivos; necesitamos estar todavía en mejores lugares, no queremos estar así…, estuvimos en el primer lugar, estamos en el séptimo, ojalá estemos en la media nacional. Ése es un propósito del gobernador Héctor Astudillo. Y, por supuesto, tener un estado con mejor economía, que haya mejor  y mayor inversión y que haya más empleo.