Avatar del Ángel Papadópulos

Ángel Papadópulos

A la espera de la finales de conferencia de la NFL

TIEMPO DE COMPENSACIÓN

Ángel Papadópulos
Ángel Papadópulos
Por:
  • Ángel Papadópulos

Los boletos al Super Bowl LV se deciden este domingo. A las 2:00 de la tarde, se enfrentan los Packers de Green Bay y los Buccaneers de Tampa Bay en el campeonato de la NFC.

Los Packers vienen de una victoria convincente, confirmándose cómo favoritos. Este es un equipo balanceado, una característica atípica en escuadras comandadas por Aaron Rodgers, quien esta vez es acompañado por una sólida defensiva y un efectivo ataque terrestre.

Del otro lado del balón, se encuentran unos Bucs que vienen de derrotar a los Saints. Tampa es liderado por una leyenda viviente como el quarterback Tom Brady y también gozan de una imponente defensiva, que ha sido infravalorada esta temporada. Sin embargo, tiene una mediocre defensiva aérea, que se enfrenta contra no sólo el quarterback con más touchdowns por aire, también contra el receptor líder en este departamento, Davante Adams. Rodgers lanzó 48 pases de anotación y 18 de ellos fueron para Adams.

No obstante, Tom Brady también goza de numerosas armas. Los regresos de veteranos cómo Antonio Brown y Rob Gronkowski se añadieron a un fuerte grupo de receptores liderados por Mike Evans y Chris Godwin.

El enfrentamiento entre estos dos equipos durante la campaña regular fue extraño; vimos uno de los peores partidos que ha dado Rodgers, lanzando dos de las cinco intercepciones que tuvo en la temporada. El partido finalizó 38-10 a favor de Tampa Bay, dicha victoria se jugó en la calurosa atmósfera de su estadio, el Raymond James; pero este domingo el clima será distinto, ya que los Bucs visitan el congelador del Lambeau Field, casa de Green Bay.

Sin embargo, Brady, en 20 años de carrera, ya disputó partidos cruciales de postemporada en Foxborough; por lo tanto no se espera que las bajas temperaturas sean factor en contra del seis veces campeón de la NFL, pero sí para algunos de sus compañeros.

Aquí dejo tres razones por las que me inclino por Green Bay.

La defensiva aérea de los Buccaneers

Es difícil pensar que cualquier defensiva puede frenar a Aaron Rodgers, considerando que la número uno (Rams) fue arrasada la semana pasada; un panorama gris para la número 21 en yardas por aire. Es cierto que los Bucs sí genera entregas de balón, pero Aaron Rodgers sólo tuvo cinco intercepciones a largo de la campaña regular.

La defensiva de los Packers

Es difícil pensar en los Packers y no sólo enfocarse en Rodgers y Adams, pero esto es una injusticia a una defensiva que creo sorprenderá a Brady. Sabiendo qué hará frío, los envíos cortos probablemente abundarán, además Tom se ha visto inconsistente lanzando largo; por lo tanto, podríamos ver a una defensiva que apriete esos envíos cortos, lo cual incomodará Brady.

La línea ofensiva de los Packers

A pesar de la lesión de David Bakhtiari, la línea ofensiva de los Packers ha sido un factor una vez más este año. Rodgers no sólo enfrenta a una defensiva aérea abajo del promedio, sino que también tendrá tiempo para encontrar a Adams y compañía. Brady tendrá que anotar constantemente si quiere llevar a los Bucs a ser el primer equipo en la historia en jugar el Super Bowl en casa.

Se anticipa duelo con muchos puntos

La AFC se decide entre los Bills de Buffalo y los Chiefs Kansas City, dos equipos con ofensivas explosivas y quarterbacks jóvenes.

La mayor incógnita es la salud del mariscal de campo de los Jefes Patrick Mahomes, quien sufrió una conmoción contra los Browns, el fin de semana pasado. No es garantía que juegue, pero si lo hace los Chiefs se convierten automáticamente en favoritos.

Mahomes tuvo otro año histórico donde promedió 316 yardas por aire, pero se enfrenta a una excelente defensiva por aérea, a la cual venció tranquilamente en la Semana 6 (26-17). Aun así, la defensiva de los Bills es de las pocas que tienen la posibilidad de frenar a Mahomes.

Hemos escuchado de la ofensiva de los Chiefs hasta el cansancio, pero la de Buffalo no se queda atrás. Josh Allen, quarterback de los Bills, no tuvo un partido ostentoso contra Baltimore, pero no cometío errores. Su constancia a lo largo de la temporada, le permitió estallar este año.

Ambos quarterbacks fueron de los líderes en pases de más 20 yardas, sin embargo la defensiva de Kansas término cómo la número 23 esta campaña, algo preocupante para esta defensiva que se enfrenta en contra del explosivo dúo Allen-Diggs.

Por otro lado, la de los Bills fue sexta, esto no es garantía contra Mahomes, que nos ha acostumbrado a por lo menos una de estas jugadas por encuentro.

Les dejo las 3 razones por las que me inclino por Kansas.

Aparición del ataque terrestre de los Chiefs

Sabemos que los Chiefs no es un equipo que se caracterice por correr, pero cuando lo hacen lo realizan efectivamente, se enfrentan a una de las cinco peores defensivas por tierra este año. Es cierto que frenaron completamente al poderoso ataque terrestre de Baltimore, pero también es cierto que los Ravens no son efectivos lanzando el balón.

Considerando que se enfrentan al más peligroso por aire, creo que se abrirán las cosas para Darrell Williams, corredor de los Chiefs, como lo hicieron contra Cleveland.

El mejor ala cerrada de la liga

Travis Kelce, de los Jefes, tuvo otro año fantástico; es difícil pensar que hay alguien en la liga que lo pueda frenar. Se ha mencionado al linebacker de Buffalo, Matt Milano, quien tuvo una gran temporada; sin embargo, creo que Mahomes encontrará su ala cerrada con frecuencia, lo cual agotará a la defensa de los Bills, abriéndole camino al esporádico juego por tierra

Falta de ataque terrestre de Buffalo

Ambos equipos tienen una clara debilidad defendiendo por tierra, creo que los Bills no tendrán con qué explotar tal fragilidad. El ataque terrestre de Buffalo fue de los más débiles antes de la lesión de su corredor principal Zack Moss y cómo vimos contra Baltimore, la ofensiva por tierra se ha convertido casi inexistente. Por lo tanto, Allen tendrá que medirse a Mahomes sin apoyo terrestre y menos armas.