Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

“Se requiere un acuerdo de cuenca en el país y luego negociar con EU”

MUY PERSONAL

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:

Platicamos con Enrique Berruga, exsubsecretario para América del Norte cuando se revisó el Tratado de Aguas de 1944 y exembajador de México ante Naciones Unidas, quien conoce a profundidad el tema del conflicto del agua que se esta dando en La Boquilla, en Chihuahua, y que puede afectar en el suministro de agua a varios estados de la República y los tratados con Estados Unidos.

BIBIANA BELSASSO: ¿Por qué se debe cumplir este acuerdo de entregar agua a EU?

ENRIQUE BERRUGA: Es parte de los compromisos que tiene Estados Unidos con México y México con Estados Unidos; compartimos tres ríos internacionales y las aguas de éstos las tenemos que compartir en distinta proporción, de acuerdo al tratado de 1944; de cada cuatro litros que entran en esos ríos tres son para México y uno para EU.

BB: ¿Y por qué México no había entregado el agua, hay falta de agua?

EB: Ésa es la realidad, no tenemos agua, simplemente eso se le informa a la otra parte, a Estados Unidos en este caso. Si ellos también por alguna razón de sequía o de cualquier tema meteorológico no tuvieran agua en el Colorado no les podemos pedir agua que no tienen, pero si la tienen y no la quieren entregar ahí entonces sí puede entrar una disputa entre países.

Lo que está reclamando Estados Unidos que tenemos agua suficiente como para hacer entregas, pero no la hemos entregado, ha estado detenida en embalses mexicanos.

BB: ¿El problema en La Boquilla?

EB: En parte, porque está en el principal río de México que abastece al Bravo, es el que nace en la cordillera de la Sierra Madre Occidental, fluye por Chihuahua y llega a Ojinaga y ahí es donde desemboca al Bravo; a lo largo de ese río hay una serie de presas y represas con las que se puede abrir o cerrar la compuerta, entregar o no agua hasta que llegue al Bravo, lo cual, como imaginarás, tiene implicaciones para los otros estados fronterizos de México, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, que hacen frontera con Estados Unidos y con el Río Bravo. Entonces no sólo es una falta de entrega a Estados Unidos a las presas internacionales, sino también dejar que corra el agua para que llegue hasta Tamaulipas, que está hasta final del río, entonces es un tema nacional e internacional.

La única forma de empezar a negociar es haciendo un acuerdo de cuenca en México primero, porque si llegas a Washington y preguntan: ‘¿cuál es el plan de entrega?’ y no tienes uno, se tiene que arreglar primero en una discusión dentro del país y posteriormente llegar a una negociación diplomática con EU para presentar un plan y decir: ‘no te puedo pagar de golpe lo que debo de un año, —porque se vaciarían las presas mexicanas y dejaríamos a todos los productores y consumidores de esos cuatro estados importantísimos sin agua—, pero te entrego en noviembre tal cantidad y en febrero otra, etcétera. Si llueve más te entrego no sé cuánto’, ése es el tipo de plan que se tiene que llevar.

Se tiene que arreglar primero en una discusión dentro del país y posteriormente llegar a una negociación diplomática con Estados Unidos para presentar un plan de entregas y decir: ‘No te puedo pagar de golpe lo que debo de todo un año’

BB: ¿Y por qué se molestaron tanto los agricultores en esta zona de La Boquilla, diciendo que ya habían tenido que reducir sus ciclos agrícolas por la falta de agua?

EB: Bueno, probablemente hay un problema de escasez, repito, no tengo los datos de cantidades y volúmenes de agua en las presas distintas del país.

A mí me tocó negociar esto cuando llevábamos doce años de sequía y lo reconocíamos Estados Unidos y México, sabíamos que estábamos pasando uno de los peores periodos del tratado porque se habían acumulado más años que nunca antes en cuanto a sequía, falta simplemente de lluvia; ahora en esta etapa recuerdo que hubo algún desbordamiento incluso en Monterrey hace no mucho del río Santa Catarina, eso lo traigo como recuerdo nada más porque me parece que no estamos pasando los peores años.

Lo que tendría que ser, es invertir más en infraestructura hidráulica, en mejores sistemas de riego, hay algunos sitios donde se roba mucha agua y otros donde se mal utiliza; siendo un recurso escaso todavía utilizarla de manera ineficiente, pues sí un problema muy serio para todos. Además las cosechas no mejoran por el hecho de tener más agua si se utiliza de mala manera, se tiene que hacer riego desde goteo, como hacen en sitios como Israel, por ejemplo, hasta otros que son canales específicos o con afluentes que se pueden hacer precisamente para que el agua llegue a donde tiene que llegar.

El exembajador Enrique Berruga durante una entrevista en una imagen de archivo.Foto: Especial

BB: Pero ¿se requiere inversión para poder hacer este tipo de riego?

EB: Sí, por supuesto, se necesitan hacer canales de riego, una infraestructura hidráulica, donde el propio agricultor pueda tener agua, que llegue a toda la cosecha. En muchos sitios de México todavía se utiliza el riego rodado, que es abrir el bordo del río y dejar que el agua fluya, que salga, que se escape, inunde el campo y ahí está la semilla; lo que ocurre es que la primera parte, lo más cerca del río se inunda, a mitad del río está bastante bien y al final del predio, no del río, simplemente ya está seco, no alcanza a rodar en toda la parcela, imagínate si tienes varias hectáreas y abres en una esquina el bordo, obviamente la primera parte se convierte en una especie de lago y al final no llega, aunque tengas un declive interesante. Ése es el tipo de riego más ineficiente, más antiguo, ése lo usaban los egipcios, hacían embalses en el río Nilo y soltaban el agua y a ver hasta dónde llegaba, pero hoy día tenemos sistemas de bombeo, de riego de goteo, se pueden utilizar con mangueras, etcétera, y puede hacer que llegue el agua de manera más precisa y en la cantidad adecuada que requiere cada planta, pero eso necesita una inversión.

BB: ¿Y francamente tener ahorita un conflicto con Estados Unidos por el agua sería perjudicial para México?, precisamente por lo que dices que por cada cuatro litros que nos da, nosotros entreguemos uno.

EB: O sea, tres cuartas partes del agua de esos ríos es mexicana y una cuarta de ellos.

BB: Que vienen siendo los mismos ríos que compartimos.

EB: Correcto, ahí está el problema; ahora, es diferente el régimen que tenemos en el Bravo que en el Colorado. En el Colorado simplemente es recibir el agua, no tenemos que compartir con nadie, se recibe y ya, hay una cosa que se llama el Canal Todo Americano, una inversión muy interesante que hicieron ambos países para canalizar al final de la desembocadura del Colorado y que llegue a ciudades de Baja California.

Ahora mismo un poco el dilema para México es dónde queremos tener el problema, en Chihuahua o en Baja California, porque si no abrimos las llaves de Chihuahua para entregar a Estados Unidos ellos pueden tener represalias en el Colorado, entonces el problema en lugar de tenerlo en Chihuahua lo vamos a tener en Baja, así es la situación.

BB: ¿Qué urge para solucionar el conflicto?

EB: Se necesita primero un acuerdo de cuenca nacional en México y después se puede ya hacer un planteamiento serio a Estados Unidos, si no simplemente no lo van a tomar con seriedad, van a decir que estamos tratando de tomarles el pelo y no va a funcionar ni con Estados Unidos ni con los agricultores mexicanos, necesitamos mucho más planeación para que esto no esté ocurriendo continuamente, es un tema delicadísimo; por el agua la gente está dispuesta a lo que sea.