Avatar del David E. León Romero

David E. León Romero

Temporada de incendios

JUSTA MEDIANÍA

David E. León Romero
David E. León RomeroLa Razón de México
Por:
  • David E. León Romero

Uno de los activos ambientales más valiosos que tiene nuestro país son sus bosques. Los servicios que nos brindan son invaluables, insustituibles: oxígeno y agua entre los principales. Pero nuestros bosques se ven afectados por diversas amenazas, una de ellas, los incendios forestales. ¿Qué tan intensa está siendo esta temporada? En lo que va del año, se han registrado 3 veces más incendios con 5 veces más superficie afectada, comparado con el mismo periodo de 2020. Es decir, intensísima.

A causa de estos dolorosos incendios, durante los últimos días escuchamos profundas críticas por la desaparición del Fonden. La ausencia de información provoca que las críticas no encuentren sustento. El Fonden funcionaba como un instrumento para atender emergencias; es decir, un instrumento reactivo; en términos de salud, que desafortunadamente hoy estamos muy capacitados en ellos, el Fonden atendía a quien ya se había enfermado. Lo que muchos no hemos entendido es que con o sin Fonden, los incendios forestales prevalecerán, hasta que no realmente tengamos conciencia de que el secreto se encuentra en prevenir y que, mediante la prevención, logremos que las causas que los provocan no se presenten.

La sequía, los intensos vientos, las altas temperaturas y un factor extra provocan incendios que atentan contra nuestros bosques y las comunidades que viven cerca de ellos. Ese factor extra puede ser natural o humano. Natural, un rayo que prende un árbol y que a su vez se extiende incendiando el bosque. Desafortunada e increíblemente, los factores naturales son los menos y más del 90 por ciento de los eventos que se presentan en nuestro territorio son detonados por factores humanos, para muestra, un botón: en lo que va del año se han presentado mil 684 incendios forestales en 28 estados de nuestro país; el 38 por ciento de esos siniestros fueron provocados por actividades ilícitas, el 17 por ciento por actividades agrícolas, el 7 por ciento por fogatas y el 5 por ciento por colillas de cigarros que generaron fuego. Todos los anteriores, factores provocados por la actividad humana. Descuidos y, en el peor de los casos, acciones intencionales.

Si no prevenimos, las emergencias y los desastres continuarán. La responsabilidad de prevenir es de todos: sector público, sector privado y sector social. Desafortunadamente 2021 presenta condiciones idóneas para el desarrollo de incendios forestales. Las instituciones de Gobierno hacen su mejor esfuerzo para evitarlos, pero el eslabón más fuerte de la prevención se encuentra en las comunidades.

Los mil 684 incendios que se han presentado este año han afectado 29 mil 559 hectáreas, territorio en el que existían distintas especies de flora y fauna que han tenido que emigrar o que fueron eliminadas a causa del fuego; además, cientos de personas han tenido que ser evacuadas para preservar la vida. Vaya desde este espacio un abrazo solidario repleto de agradecimiento para todos nuestros combatientes de incendios forestales, que arriesgan su vida por salvar nuestros ecosistemas, sin ellos, la temporada sería mucho peor.