Avatar del Eduardo Marín Conde

Eduardo Marín Conde

Grandes Documentales

CINEBUTACA

Eduardo Marín Conde
Eduardo Marín Conde
Por:
  • Eduardo Marín Conde

El documental es un género muy atractivo y de gran riqueza cinematográfica, que, afortunadamente, cada vez es más accesible al público, por la facilidad que existe ahora de ver estas películas. Este año, los cinco nominados al Oscar en la categoría son tan variados como brillantes y sagaces.

De manera particular, sobresale la producción sudafricana de Netflix, “Mi maestro el pulpo”, grata, sorprendente, impresionante experiencia de vida. La inconcebible relación que se establece entre un hombre que bucea por placer en un auténtico bosque marino y un pulpo, no sólo es un admirable espectáculo visual sino un emotivo testimonio de la relación del ser humano con otras criaturas vivientes y su entorno; es un vibrante canto a la vida, un sensacional testimonio de las maravillas de la naturaleza, con admirable fotografía y gran eficacia narrativa.

Me dará mucho gusto que el último domingo de este mes gane el Oscar a Mejor Documental. Por lo pronto, ya ganó el BAFTA de la academia británica de cine y el importante premio PGA de la asociación de productores de Hollywood. Poco a poco, sus posibilidades de llevarse la estatuilla van en aumento a medida que los votantes van descubriendo esta verdadera joya. Hasta hace un par de semanas la favorita para diversos expertos era “Time”, de Amazon Prime, crónica de la entereza de una mujer por luchar por la liberación de su esposo, acusado injustamente de asesinato. Está conformada por imágenes de archivo de filmaciones caseras a lo largo de 20 años. Posee sin duda un gran valor como crónica individual y como denuncia de un sistema judicial negligente y burocratizado, pero adolece de falta de pericia narrativa en el desarrollo del relato y se torna monótono.

Otro nominado es “Campamento extraordinario”, de Netflix, relevante, inteligente, puntual crónica de la incansable lucha por los derechos de los discapacitados en Estados Unidos durante varios años.

Hay dos nominados no hablados en inglés: América Latina está dignamente representada por la chilena “El agente topo” (también disponible en Netflix), certera, ingeniosa historia de un infiltrado, como paciente, en un asilo de ancianos para descubrir posibles maltratos, que se torna un cálido manifiesto de relaciones humanas.

El quinto nominado es “Colectivo” de Rumania, que no he podido ver. Ha causado conmoción su historia sobre la investigación periodística de un fraude en el sistema de salud de ese país, que provocó la muerte de inocentes; también está nominada al Oscar de mejor Película Internacional.

El documental confirma una vez más sus enormes posibilidades como obra cinematográfica que puede suscitar emociones, atraparnos, mover nuestras fibras sensibles.

Les comparto mi lista personal de 10 grandes documentales, que nos dejan profunda huella:

  • “La Marcha de los pingüinos” (Francia) (2005)
  • “Senna” (GB) (2010)
  • “Jane” (EU) (2017)
  • “Amy” (GB) (2015)
  • “Mi Maestro el pulpo” (Sudáfrica) (2020)
  • “Masacre en Columbine” (EU) (2002)
  • “Por Sama” (GB) (2019)
  • “Nacidos en el burdel “(EU) (2004)
  • “Grizzly Man” (EU) (2005)
  • “Free solo” (EU) (2018)