Sábado 28.11.2020 - 13:26

Avatar del Julia Santibáñez

Julia Santibáñez

Entre un pulpo y Shakespeare

LA UTORA

Julia Santibáñez
Julia Santibáñez
Por:

Su existencia está troceada. Lleva tiempo quebrándose por exceso de trabajo y cada vez las partes son más chicas. Irreconocibles. Es el típico burnout. De pronto, al bucear entre algas en la costa sudafricana, donde vive, descubre un pulpo. Se pregunta qué pasaría si lo visitara a diario, para conocer su entorno; así desarrolla una relación con el invertebrado. Es el argumento de Mi maestro, el pulpo, documental de Netflix que Craig Foster protagoniza, filma y produce.

Las imágenes bajo el agua me conmueven más de cuanto deseo explicarme. La fotografía es de una delicadeza impresionante. Además de narrar la inteligencia del animal, el filme transmite la sobrecarga sensorial a la que Foster se expone: la rara estética del pulpo, los cardúmenes exquisitos, el compás del bosque de algas. Para mí, eso incide en la mejora emocional del protagonista, porque creo en el poder sanador de lo perfecto, tanto lo que Natura brinda en estado puro como lo que alumbran artistas de todo código postal. Sé de su capacidad restauradora, gracias a ella con frecuencia agradezco estar viva. Incluso ahora, que traigo desvencijada la sonrisa. “Lamentación de Dido”, poema soberbio de Rosario Castellanos, y una orquídea concebida a fuego lento satisfacen en mí el apremio de armonía que desde hace siglos tenemos como especie metido en la sangre.

Lo vinculo con la novela El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde. En un punto, Gray está enamorado de Sybil, actriz preciosa que tiembla “como un narciso” cuando él, intachable, la besa. Se prenda de ella al verla interpretando a Rosalinda, en Como gustéis, de Shakespeare. Para Dorian, lo más valioso de Sybil es su genio actoral. Basil, pintor y amigo, dice de la chica: “Si ella puede dar un alma a quienes no la tienen, si puede crear sentido de la belleza en gente cuyas vidas son feas y sórdidas, merece la adoración del mundo”. Eso. Nunca son iguales la voz de Philippe Jaroussky, un amanecer lluvioso, el teatro de Shakespeare y un pulpo de textura imposible, pero causan un impacto. Ese choque de ríos caudalosos me da un alma. O me recuerda que tengo una.

Prefiero que cada quien defina por “hermoso” o “hermosidad” lo que le venga en gana, si bien en todos los casos sacude y confronta. Puede incluso destruir las raíces; ahí está Gustav Aschenbach, protagonista de la novela Muerte en Venecia, loco por la gracia dulce y salvaje de Tadzio. No importa. Como lo superior le da sentido a la vida ávida, regresamos a buscarlo. Y es celoso en desplegar su potencia. Exige vernos vulnerables, abiertos, capaces de moquear ante el reto vital que involucra.

En este 2020 tan cansado y cubierto de sangre no me hacen falta historias de éxito ni aprendizajes útiles; me urge disponerme a la belleza, a la que se evapora sin dejar huella. Pero estuvo. Y la rocé.