Miércoles 21.10.2020 - 05:35

Avatar del Leonardo Núñez González

Leonardo Núñez González

La crisis infinita en Perú

EL ESPEJO

Leonardo Núñez González
Leonardo Núñez González
Por:

Perú vive en un estado de crisis política permanente desde hace varios años. Las diferencias y enfrentamientos con las fuerzas opositoras terminaron con el presidente Pedro Pablo Kuczynski renunciando a su cargo en marzo de 2018 en medio de un escándalo de corrupción que lo involucraba con los sobornos millonarios de Odebrecht. Ahora su sucesor podría ser removido también de su cargo si el Congreso lo decide.

Después de que el Congreso abrió un procedimiento de juicio político en contra de Kuczynski, y antes de que la votación se llevara a cabo, el presidente renunció y le dejó el cargo a su vicepresidente, Martín Vizcarra. Poco más de un año después, el juicio en contra de Kuczynski por lavado de dinero concluyó con una sentencia de 36 meses de prisión, que el exfuncionario actualmente cumple en arresto domiciliario.

Las múltiples ramificaciones de este caso alimentaron una tensión política que no se detuvo con la renuncia presidencial. Las diferentes fuerzas de oposición, como el partido Fuerza Popular, fundado por Keiko Fujimori, hija del dictador Alberto Fujimori, o el histórico partido Acción Popular, que gobierna diversas regiones peruanas y ha ganado la presidencia en múltiples ocasiones y que también tiene actualmente la presidencia del Congreso de la República, han mantenido una constante confrontación con el gobierno. En uno de los puntos más álgidos de la disputa, el presidente Vizcarra decretó en septiembre de 2019 la disolución del Congreso, debido a que éste se negó a aprobar una cuestión de confianza, instrumento jurídico con el que el presidente puede pedir a los legisladores su respaldo para una política. Sin embargo, las nuevas elecciones llevadas a cabo en enero de 2020 dieron como resultado una nueva conformación en la que la oposición seguía teniendo la mayoría de los asientos.

La crisis del coronavirus ha golpeado con fuerza a Perú que, a pesar de haber decretado tempranamente el confinamiento, ya superó más de 700 mil casos confirmados. De manera paralela, la crisis política no se ha detenido y los escándalos han continuado salpicando al presidente, en especial un caso reciente alrededor de Richard Swing, un cantante peruano que se convirtió en amigo del presidente y que, aparentemente, recibió múltiples contratos por alrededor de 50 mil dólares para proporcionar charlas motivacionales a diferentes funcionarios del gobierno. El escándalo incrementó cuando aparecieron una serie de grabaciones que muestran al presidente hablando sobre el caso, aparentemente tratando de ocultar algunas visitas del cantante, por lo que varios partidos de la oposición rápidamente reaccionaron y la semana pasada aprobaron una moción de censura con la que se abre la posibilidad de retirar de su cargo al presidente al declarar su “permanente incapacidad moral”.

El procedimiento parece una rápida jugada que busca retirar al presidente, que esta misma semana deberá presentarse ante el Congreso y, si se obtienen 87 de 130 votos, tendría que dejar la presidencia, lo que haría que Perú siguiera hundiéndose en una crisis infinita en la que parece que ningún presidente puede terminar su cargo sin enfrentar crisis que los acaban destruyendo.