Avatar del Mauricio Flores

Mauricio Flores

El show aéreo de Santa Lucía

GENTE DETRÁS DEL DINERO

mauricio flores
Mauricio Flores
Por:

Pocos minutos duró el vuelo del B-737 de la Fuerza Aérea Mexicana del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a la estación militar de Santa Lucía —no más de 50 kilómetros de distancia—, aunque los aviones comerciales que participaron en la inauguración de una nueva pista sobrevolaron el Valle de México por 2 horas, en espera antes que Andrés Manuel López Obrador y su comitiva ascendieran a una torre de control que aún está en construcción y sin equipamiento de radio y radar.

El llamado aeropuerto Felipe Ángeles dista aún de estar listo para operaciones comerciales, consideran los expertos del Colegio de Pilotos de México, que encabeza Heriberto Salazar: los aviones comerciales sin pasajeros realizaron el vuelo de exhibición con las radioayudas de la torre de control del AICM, de Toluca y de la militar existente; se les hizo recorrer intrincados trayectos como al Bombardier XA-RHF de TAR, que dirige Ricardo Bastón, las prolongadas circunvalaciones que se ordenaron al ATR-42 XA-UZS de Aeromar, a cargo de Danilo Correa, de un trayecto similar ordenado al A-320 XA-VRR de Volaris, a cargo de Enrique Beltranena, y el menos sinuoso trayecto que efectuó el A-321 NEO XA-VBH de Viva Aerobus, de Roberto Alcántara. Ello detuvo los vuelos habituales en la región.

La obra negra del edificio terminal aún no concluye y faltan aspectos centrales, como el sistema de bandas y despacho inteligente de equipaje, y culminar obras vitales, como drenaje, agua potable, sanitarios, electrificación, climatización, sistemas informáticos y mostradores. Fuera del edificio y torre de control, están aún pendientes edificio de bomberos, estación de combustible, hangares, avituallamiento de aviones, talleres, aduana y servicios administrativos.

El general Gustavo Vallejo asegura que culminarán en un año todos los trabajos. Falta ver qué se logrará en cuanto a certificaciones que requiere toda la instalación y manejo del espacio aéreo de la FAA, que lleva Steve Dickson, y de IATA, que lleva Alexandre de Juniac; ello es vital para que las aerolíneas analicen operar tanto en el AICM y otra en Santa Lucía. Y para aerolíneas de bajo costo, como Viva y Volaris, evaluar sí esa dualidad es viable en su modelo de negocios y sí para sus clientes es viable pagar transporte terrestre hasta donde se construye una de las obras emblemáticas del actual régimen. Veremos.

TV Azteca, reducirían calificación. No habrá mayor sorpresa si hoy mismo las agencias como Fitch Ratings, Moody’s y S&P reducen la calificación crediticia de la televisora que encabeza Ricardo Salinas, luego de anunciar que renegociará su deuda en dólares y el pago anticipado del 30% de sus certificados bursátiles. Independientemente de que TV Azteca tenga una perspectiva favorable a futuro y se pertreche para ser una empresa competitiva, es un hecho que la metodología de tales calificadoras es inflexible para analizar situaciones complejas como las que atraviesan todo tipo de empresas, sectores y países completos por efecto del Covid-19. Una reducción de calificación a la televisora que dirige Rafael Rodríguez no será noticia, la noticia sería que las calificadoras adaptarán sus instrumentos a una realidad que cambió drástica y profundamente.

Salva CFE al Metro. Se puede calificar milagro técnico que en sólo 8 días se realizara el trabajo de 6 meses para reelectrificar las líneas 1, 2 y 3 del Metro de la Ciudad de México, que lleva Florencia Serranía. La movilización de 80 toneladas de equipo y material que representó 60,077 horas-hombre para construir un centro de control alterno fue la proeza de los trabajadores y empleados de la Subdirección de Distribución, que comanda Guillermo Nevares. Ello costó 250 millones de pesos directos —sin lucro alguno— a la CDMX y es el primer paso para la modernización intensa que la CFE, a cargo de Manuel Bartlett, prepara para el sistema de transporte más importante de la capital. Esto es un verdadero logro y hay que reconocerlo como tal.

El sudafricano perdido. Por cierto, ¿alguien sabe qué o de quién es la empresa sudafricana Mssat Albidah Alkqrii? Esa firma hizo el mayor número de ofertas en la compra consolidada de medicamentos para el sector público que organiza UNOPS, aquí representada Giuseppe Mancinell, pero no los conocen ni en aquella nación africana. A lo mejor la conocen en Cofepris, la que lleva aún José Alonso Novelo… ahí debió haber dejado un cheque muy grande. Ya le diré.