Avatar del Obdulio Ávila

Obdulio Ávila

Los ingresos públicos antes del Covid-19

SURCO

Obdulio Ávila
OBDULIO ÁVILA
Por:
  • Obdulio Ávila

Una de las funciones parlamentarias más relevantes, es la revisión de la Cuenta Pública (CP), y es uno de los asuntos que mayor atención debería recibir en la opinión pública.

En el caso de la Ciudad de México, el artículo 22 de la Ley de Fiscalización Superior de la entidad señala qué la integra, y que puede definirse como el documento presentado por la Jefatura de Gobierno (JdG) anualmente, para la revisión del Congreso local, y que contiene los resultados de la gestión financiera del poder público, órganos constitucionales autónomos y alcaldías de la capital federal; con el objeto de que se pueda comprobar que los recursos han sido gastados en los programas y en la forma aprobada por el respectivo presupuesto de egresos. Es pues, el informe del ingreso, gasto y deuda públicos, y que debió ser acorde con la normativa vigente.

Conforme a la Constitución federal a más tardar el 30 de abril de cada año, se presenta la CP del año inmediato anterior. La JdG, la presentó en el último día del plazo prescrito.

Siete tomos integran la CP2019, por lo que tomaré sólo información relevante sobre los ingresos de ese año.

En primer lugar, los ingresos totales de la ciudad fueron inferiores en 3,500 millones de pesos (mdp), a los obtenidos en el año 2018. (Un año de tres Jefes de Gobierno: Miguel Ángel Mancera Espinosa, del 1 de enero al 29 de marzo; José Ramón Amieva Gálvez, 29 de marzo al 4 de diciembre, y la Dra. Sheinbaum los últimos 26 días).

Segundo, los ingresos del denominado sector central (dependencias y órganos desconcentrados) se redujeron aún más al no percibir casi 8,500 mdp respecto a lo logrado un año antes. Esto se debió principalmente, a la caída de 7,287 mdp de ingresos propios de la administración pública centralizada.

Lo anterior significa que antes del Covid-19, la hacienda local tenía una pérdida del orden de 8,500 mdp, resultante de la disminución de los ingresos públicos en el 2019; entre ellos impuestos, derechos y aprovechamientos, por sólo citar los más importantes.

Tercero, el gobierno de la ciudad, fue beneficiario de una magnánima, generosa disposición del Gobierno federal, que le envió 9,031 mdp más que en el año 2018, sólo por concepto de participaciones y transferencias.

Sin esa “ayudadita” de don Andrés, el hoyo por la caída de los ingresos hubiera sido mayor.

Cuarto, existe un costo para el erario local, de más de 12,500 millones de pesos, que se perdieron, a pesar de la “actualización” de las cuotas y tarifas de las contribuciones locales a una tasa de 5.21%, que sí se facturó a los capitalinos. (Y sin el nuevo coronavirus).

Las finanzas públicas se encuentran debilitadas, ¿qué hará el gobierno local para reactivar a la urbe y contribuir a la del país?

Como primer paso pudiera ser, menos ideología y un mejor paquete económico de rescate.