Miércoles 25.11.2020 - 07:10

Contra la discriminación de las mujeres

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:

“Ni una menos”

Consigna contra la violencia de género

Mucha tinta ha corrido a partir de la marcha realizada en la Avenida del Paseo de la Reforma en contra de la discriminación de las mujeres y de los feminicidios, de la cual, desgraciadamente, lo mas comentado fueron las pintas al Monumento del Ángel de la Independencia, los actos de violencia y el ataque a un reportero, este último realizado por infiltrados, que trataron de desvirtuar la protesta.

Sin embargo,lo más importante de la manifestación fue el gran número de asistentes, sobre todo mujeres, y la fuerza con que expresaron su enojo e impotencia ante la poca atención que han recibido durante todos los años en que se ha venido desarrollando la violencia contra ellas, de la cual las autoridades nunca han hecho nada o casi nada, donde los Ministerios Públicos indolentes y muchas veces incapaces para conformar correctamente una carpeta de investigación, no pueden brindar un acompañamiento, y mucho menos asesoría legal y psicológica para conducirlas de mejor forma en su dolor.

Si un Estado no puede proteger a sus niños ni a las mujeres está perdido, no hay forma que se pueda generar, ni desarrollar un cambio, puesto que son los niños nuestro futuro y son las mujeres las que educan y forman en gran parte a las nuevas generaciones de mexicanos, sin ellas nunca podremos salir de este lugar lleno de pobreza, marginación y odio.

Estamos en un país en crisis de seguridad, la violencia contra las mujeres es la muestra más funesta de ello, donde todos los días hay tres feminicidios y más de cincuenta violaciones y no pasa nada, será porque nos hemos vuelto insensibles, indolentes, mezquinos; por ello las protestas de la semana pasada son una muestra del hartazgo y de que algo está naciendo, que puede crecer y unirse a otros movimientos, hasta llegar a ser incontrolable, será cuando de verdad puedan tomar en serio a las mujeres y a la sociedad, ya no más discursos, ya no más promesas, ya no más impunidad.

Para solucionar el caos judicial en que vivimos, primero las autoridades deben de tomar profunda conciencia de ello, segundo urgentemente aumentar y capacitar a los Ministerios Públicos, pues es imposible con los que actualmente se cuenta poder sacar el trabajo del día, más todos los asuntos pendientes; teniendo lo anterior se podrá detener y enjuiciar a todo aquel que atente contra las mujeres, y en general contra cualquier persona, en un estado de derecho no habría necesidad de distinguir en ello, por ahora tenemos que empezar desde el acoso, hasta el crimen de odio, porque son los pequeños delitos que se van dejando impunes son los que después pasan a delitos más graves, siendo en ese momento demasiado tarde para corregir.

En México tenemos una profunda cultura machista, así hemos sido educados, pero con el desarrollo de la violencia y la impunidad rampante, ha crecido la cultura machista y las muestras de hombría son: tener una pistola y una mujer sometida,de la cual puede disponer hasta de su propia vida, por tener la

confianza de que no tendrá repercusiones, en un país así no se puede vivir dignamente.