Martes 19.01.2021 - 11:49

El terror en el cine

El Oscar
Por:

El terror es el género cinematográfico más prolífico y redituable. Tiene sus fans incondicionales y en general al público le atrae porque canaliza la inquietante sensación inherente al ser humano del miedo, como elemento básico de la vida. El terror funciona como una necesaria válvula de escape de nuestros temores y angustias cotidianas. El espectador experimenta una catarsis de sus problemas desde la seguridad y comodidad de su butaca.

El terror en el cine ha manejado dos temáticas primordiales: la figura del Demonio, como evocación del Mal, y los monstruos, terrestres o provenientes del espacio, que reflejan el miedo a lo desconocido, una reacción natural que se dio desde la aparición del Homo Sapiens hace 200 mil años o quizás desde el surgimiento de los homínidos, millones de años atrás.

Las películas de terror son garantía de éxito. Su costo es relativamente bajo, mucho menor al del estándar de una producción de Hollywood, no requieren a estrellas de la pantalla y sus ingresos están casi asegurados. Ejemplos recientes  son El conjuro y Nosotros, que recaudaron 320 y 255 millones de dólares a nivel mundial, respectivamente, cuando el presupuesto de cada una fue de sólo 20 millones de dólares. Un caso más ilustrativo es el de ¡Huye!: costó menos de 5 millones de dólares y obtuvo ingresos por 255 millones, es decir, 50 veces lo invertido. Y la película más redituable de la historia es ese fenómeno que fue La bruja de Blair, que ya cumplió 20 años: costó alrededor de 60 mil dólares y cosechó un total de 250 millones.

Con el pretexto del Día de Muertos, les comparto mi lista de las 10 mejores películas de terror de la historia, para que se animen a revivirlas o conocerlas. Debo aclarar que no considero dentro de este género a grandes filmes que habitualmente así son catalogados, pero que realmente pertenecen más al suspenso, como las genialidades de Hithcock, Psicosis y Los pájaros, las cuales crean una atmósfera de misterio ante lo desconocido e inexplicable. Tampoco incluyo clásicos fílmicos de personajes de fantasía que forman parte del imaginario de la cultura popular, como Drácula o Frankenstein, ni dramas psicológicos como El gabinete del doctor Caligari, cumbre del expresionismo silente alemán. Me aboco al terror en su concepto puro de horror, que nos provoca espanto y miedo. Así pues, mi top ten es el siguiente:

El resplandor (1980), Stanley Kubrick

El bebé de Rosemary (1968), Roman Polanski

Alien (1979), Ridley Scott

Carrie (1976), Brian de Palma

El exorcista (1975), William Friedkin

Pesadilla en la calle del infierno (1984), Wes Craven

La maldición (Ju-On) (Japón/2002), Takashi Shimizu

El cubo (Canadá/1997), Vincenzo Natali

La cosa del otro mundo (1982), John Carpenter

Masacre en Texas (1974), Tobe Hooper

*Es una lástima que el terror haya sido tan poco y tan mal explotado en el cine mexicano. Un vacío en nuestra historia fílmica.