Se distingue por su diseño exterior

Audi Q3 2020, agilidad en todo momento

El carácter deportivo del modelo anterior se ha conservado, pero mejorado con una clara dosis de comodidad; con faros Matrix LED

Audi Q3 2020
Rines de aluminio varía de 17 y 18 pulgadas.Foto: Autocosmos
Por:
  • Alejandro Konstantonis .

Está fabricada sobre una derivación de la plataforma MQB (Modularer Querbaukasten).

Gracias a la mencionada plataforma las medidas generales aumentaron en todas sus cotas, excepto en una; la altura, ahora la Q3 es 5 mm más baja que la generación anterior.

Mide 4,485 mm de largo (+97 mm) y 1,849 mm de ancho (+18 mm), aunque es 5 mm más baja que antes, con 1,585 mm de altura. La distancia entre ejes, también creció, con 2,681 mm (+78 mm).

Nuestra versión de prueba es la 35 TFSI S Tronic y es la “tope de gama” de la versión con motor chico, unos cuatro cilindros de 1.4 litros TFSI (Turbo de inyección Estratificada) que nos entrega una potencia de 150 hp entre las 5,000 y 6,000 rpm, el torque es de 184 lb-pie en el rango comprendido entre las 1,500 a las 3,000 “vueltas”.

La transmisión es robotizada de doble embrague denominada S Tronic de seis cambios que envía la fuerza de tracción al eje delantero únicamente. El esquema de suspensión es: McPherson en el eje delantero y multibrazo en el eje trasero

Puertas adentro nos encontramos con el ya célebre Virtual Cockpit que no es otra cosa que una pantalla de 10 pulgadas, en donde se grafican los instrumentos básicos del vehículo, la proyección simula un par de diales circulares analógicos para el velocímetro y el tacómetro, así como las demás informaciones vitales como el nivel de combustible.

Gráfico

Al centro del tablero nos encontramos otra pantalla de accionamiento táctil de 8.8 pulgadas, denominada rimbombantemente por la marca de los cuatro aros como MMI Plus (Multimedia Interface), desde aquí se puede controlar desde la selección musical hasta la elección de alguno de los cinco modos de manejo.

Uno de los detalles más plausibles de la Q3 son los atrevidos apliques de Alcántara en el tablero y los paneles de las puertas, en este caso en un tono armónico con la carrocería, y ya que hablamos de detalles no podemos olvidar que la iluminación interior puede variar en una paleta de más de 25 tonalidades, que van desde el morado “antro” hasta el virginal blanco.

Como siempre, la mejor parte y empecemos haciendo aritmética, tenemos un vehículo de un poco más de tonelada y media y un propulsor pequeño de 150 caballos, el resultado nos indica que la potencia es justa pero suficiente, con la salvedad de que dicho motor está asistido con un turbocompresor y con la ventaja de tener una caja robotizada.

En circunstancias de ciudad cumple favorablemente, las aceleraciones entre semáforo y semáforo a velocidades legales es completamente cumplidora, el trabajo de la caja es suave y prácticamente imperceptible, y algo que es de llamar la atención, es que esta versión porta rines de 18 pulgadas con perfil de llantas 55 lo que hace que el manejo sea mucho más suave y confortable, hecho que se agradece cuando se circula sobre superficies irregulares, y al tener una llanta mucho más alta que el promedio de las SUV de Audi el peligro de romperla en un bache es un poco menor aunque no deben confiarse.

Cuando probamos el vehículo en carretera tampoco nos defraudó, puede llegar a superar los 200 km/h si se le tiene paciencia, en terreno plano logra el 0 a 100 km/h en 9.3 segundos.

El desagradable turbolag sólo está presente en situaciones específicas, por ejemplo, si uno quiere hacer una maniobra de rebase, pero previamente se tuvo que frenar súbitamente.

La calidad de ensamble es muy buena, se siente un vehículo robusto y bien hecho, en general no hay queja del desempeño y de un buen aplomo en el camino, pero aclaremos que no es un vehículo de reacciones rápidas.

La Q3 es la única que faltaba de renovarse de la amplia gama Q de Audi, un producto bien hecho, con un buen diseño y buen comportamiento. La competencia es férrea y se nos ocurrió hacer una comparación con nuestra herramienta, en donde podemos ver detalle por detalle la Audi Q3, BMW X1 -a mi parecer la competencia frontal-, Mercedes-Benz GLA (más pequeña, pero casi al mismo precio) y el MINI Countryman en su versión tope.

  • El dato: La denominación Q en Audi nace en la primera década del siglo XXI con la Q7, y nos hace referencia a un crossover.