Martes 26.01.2021 - 02:29

Audi Q5 Security 2018, toda una SUV antibalas

Audi Q5 Security 2018, toda una SUV antibalas
Por:

Si bien en ciertos países el tener un automóvil con este tipo de refuerzo es un mero protocolo, desgraciadamente, hay países, como México, en donde poseer un vehículo blindado se ha vuelto una necesidad. Sea cual sea el caso, los fabricantes de automóviles y talleres de blindaje han aprovechado este nicho y han desarrollado vehículos dotados de la última tecnología, para elevar al máximo la seguridad de los pasajeros.

Aunque existen talleres independientes que realizan trabajos de blindaje de una altísima calidad, lo que siempre se aconseja al momento de adquirir un vehículo de esta clase, se haga directamente con el distribuidor, principalmente porque si se hace en el mercado de aftermarket, ciertas garantías tienen cláusulas que dan por terminada la póliza en caso de hacerle una alteración al automóvil.

Además de no perder la garantía, la adquisición de un vehículo blindado de fábrica, hace que no existan deficiencias en cada componente, como si pudiera llegar a ocurrir en un taller. Es importante aclarar, que esto no significa que las empresas de blindaje sean malas, al contrario, México tiene más de tres compañías reconocidas a nivel mundial por su excelencia.

[caption id="attachment_798635" align="alignright" width="329"] Gráfico: La Razón de México[/caption]

A este tipo de establecimientos se debe recurrir en dos situaciones: cuando el vehículo es seminuevo o cuando el modelo que se desea adquirir no tiene versión blindada desde fábrica. Pero lo que se busca es un SUV cero kilómetros con blindado y de lujo, una de las opciones a considerar es el Audi Q5.

Aunque a primera vista luce similar al Q5 normal, esta variante denominada como Security es un auténtico escudo antibalas. De hecho, su nivel de blindaje VR4 le permiten que las balas con un calibre de hasta 0.357 mm no penetren los cristales o cualquier elemento de la carrocería, llámese cofre, puertas, techo, portón trasero.

Lo anterior lo podemos constatar al momento de accionar la puerta, ya sea para abrir o cerrarla hay que hacer un esfuerzo inhabitual en otros vehículos. Esto se debe a las capas de Kevlar situadas detrás de la lámina y al grueso del cristal de la ventanilla. Esta misma situación se repite en el portón y el cofre, que se vuelven más pesados para las maniobras de apertura y cierre.

Una vez que se suman el peso de todos los artilugios de protección, el Q5 Security eleva su masa en casi 600 kilogramos. Algo que nos impresionó al momento de estar volante de este SUV, además de la fuerza que hay que hacer para abrir las puertas, es que con este sobrepeso el motor de cuatro cilindros -252 hp y 273 libras-pie de torque- responde a la perfección. Más aún, porque a los casi 2,400 kilogramos de peso hay que sumar el peso del o los pasajeros y el equipaje, que como en cualquier vehículo generan una merma en la capacidades de aceleración y consumo de combustible.

El peso extra del Q5 Security es como si fueran cinco adultos de talla grande, más su equipaje, ubicado en la zona de carga y en el techo. Eso es en términos prácticos, porque a la hora de conducir, sobre todo en carretera las cosas son muy diferentes a ir con la “casa llena”, ya que con todas las alteraciones hechas sobra la carrocería y estructura, la estabilidad no es la misma a la de un Q5 “normal”.

Ante este contexto, hay que acostumbrarse a que no es el mismo nivel de docilidad, aun con que hicieron una serie de modificaciones en la suspensión -en este caso es neumática- para mejorar el desempeño. Pero bueno, todo esto se entiende porque se trata de un vehículo blindado.