Declinan a favor de 10 candidatos

En alcaldías, partidos nuevos van con punteros... de otras fuerzas

En el proceso electoral actual se han dado 11 renuncias; el 91% de ellas es de aspirantes pertenecientes a institutos políticos de reciente surgimiento; la abanderada panista también se retira en Tláhuac

En alcaldías, partidos nuevos van con punteros... de otras fuerzas
En alcaldías, partidos nuevos van con punteros... de otras fuerzasFoto: Especial
Por:
  • Karla Mora

Auna semana de los comicios para elegir a los 16 nuevos alcaldes de la Ciudad de México, 11 candidatos declinaron en favor de quienes consideran que tienen la preferencia del electorado.

Los casos más recientes ocurrieron este domingo. La candidata de Redes Sociales Progresistas a la alcaldía Magdalena Contreras, Miriam Hernández Sánchez, anunció su adhesión y la de sus concejales a la candidatura de Luis Gerardo Quijano, de la alianza Va por México.

En Tláhuac, también ayer, la abanderada del PAN a la alcaldía, Nidia Martínez, declinó en favor del aspirante del PRI-PRD, Alejandro Durán.

El 22 de mayo, la excandidata a la alcaldía Miguel Hidalgo, Cinthya Acosta, por Redes Sociales Progresistas (RSP), se adhirió a la campaña de Víctor Hugo Romo Guerra, de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PVEM).

También de RSP, el 14 de abril, Laura Murcia se sumó a la candidatura de Daniel Ordóñez, candidato del PAN, para encabezar la alcaldía Iztacalco. Y en el caso de Coyoacán, Karen Preciado informó el 12 de mayo que se unía a la candidatura de Carlos Castillo, de Morena-PT.

Sobre esta situación, Pedro Pablo de Antuñano, presidente de RSP en la CDMX, explicó en entrevista con La Razón que no se trata de declinaciones como tales, debido a que las candidatas, con semanas de antelación, fueron cesadas por conducirse de manera no apegada a los estatutos del partido. Después decidieron sumarse a otra fuerza política y RSP sustituyó las candidaturas.

.Gráfico: La Razón de México

Sin embargo, en los casos de Coyoacán y Miguel Hidalgo, los nombres de aspirantes que se unieron a otros candidatos siguen apareciendo en las listas que el Instituto Electoral de la Ciudad de México tiene en su página de Internet, puesto que aun cuando declinen, formalmente siguen siendo abanderados por los institutos políticos que los postularon.

En Cuauhtémoc, Edgar Cerda, candidato de Fuerza por México, declinó en favor de la candidata de Morena, Dolores Padierna.

De las candidaturas a la Miguel Hidalgo, el 19 de mayo José Manuel Nava, de Fuerza por México, declinó en favor de Mauricio Tabe, de la candidatura común PAN-PRI-PRD. Y el 26 de mayo, Carlos Reyes Gámiz, del Partido Encuentro Solidario (PES), también dio a conocer su declinación en favor de Tabe, al igual que el independiente Eduardo Contró.

El especialista en temas electorales y exconsejero del antiguo IEDF Pablo Lezama opinó que, desde tiempos en los que dominaba el PRI, se apostaba a la creación de partidos satélites para ayudar a distraer los votos de la oposición y a generar mayorías artificiales. Expuso que esas declinaciones no valen, porque las consecuencias sólo son a nivel político.

Confirman que son satélites: senadores

Senadores del PAN y de Morena reconocieron que el cúmulo de declinaciones que se han registrado entre los candidatos a gubernaturas, principalmente de partidos de reciente creación, confirma que éstos sirven como satélites o “paleros” de otras fuerzas políticas.

En su edición de fin de semana, La Razón publicó que de las 13 declinaciones que se han presentado de abanderados a gobernadores, 60 por ciento corresponde a partidos de reciente creación como Redes Sociales Progresistas y Fuerza por México.

Al respecto, legisladores consultados por este medio consideraron que este esquema no contribuye a consolidar el sistema democrático del país, por lo que incluso señalaron que se debería revisar el modelo electoral.

Damián Zepeda, del PAN, consideró que las declinaciones son válidas, sobre todo si una tiene posibilidades de ganar y “la otra representa un peligro”; sin embargo, subrayó que la participación de los candidatos de las nuevas fuerzas políticas debe ser “sincera y genuina, no nada más para ser el satélite de alguien”.

Indicó que por eso es necesario revisar el modelo electoral para verificar que todos estos “partiditos” realmente participen y representen una nueva propuesta, por lo que incluso consideró que se debería elevar el umbral del porcentaje para que obtengan el registro, para que no sólo funcionen como “paleros”.

En el mismo sentido se expresó el senador de Morena José Narro Céspedes, quien reconoció que las declinaciones de los candidatos de los nuevos partidos confirman que no es favorable contar con tantas fuerzas políticas.

Comentó que estos hechos incluso confirman los comentarios de que actúan como satélites de otros partidos y en lugar de contribuir a la pluralidad democrática, generan confusión entre los electores.

“Creo que eso no ayuda a consolidar el sistema democrático; tantos partidos, diez partidos, once partidos, doce partidos, no creo que sea lo mejor, porque esto genera mucha confusión, genera mucha indecisión de la gente, hay un cúmulo de propuestas, de muchas opciones y genera mucha confusión y la gente no define por quién va a votar”, estimó.