Daños derivados del sismo de 2017

Avanzan reparaciones en el Ángel de la Independencia; lleva 88%

La estructura está casi lista para comenzar el trabajo de restauración, el cual será realizado por la Secretaría de Cultura; se han invertido 14 mdp

angel_independencia
Se colocó un andamiaje de 42 metros en el Ángel de la Independencia.Especial
Por:
  • Karla Mora

Las reparaciones realizadas en la parte estructural del Ángel de la Independencia que resultó dañada desde el sismo de 2017 , lleva 88 por ciento de avance, con una inversión de 14 millones de pesos, informó el titular de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México, Jesús Esteva Medina. 

Por tal razón, la estructura casi está lista para comenzar la parte de restauración, para lo que la dependencia está en espera del proyecto que será entregado por la Secretaría de Cultura y una vez que esto suceda,  iniciar los procesos que se llevarán del orden de cuatro meses.

En video conferencia, el funcionario recordó que al arrancar las reparaciones,  se observaron fisuras en el cilindro de acero que está en el interior del Ángel. A partir de ello, se determinó un procedimiento para  identificar a qué nivel de daño se encontraba la estructura. 

Adicionalmente, los sismos en la CDMX provocaron agrietamientos en los sillares, dañados también por su intemperismo.  En las primeras revisiones, se encontraron una serie de placas deformadas y también fisuradas, a una altura de 12 metros en forma anular.

 Por ello, las primeras acciones consistieron en tensar la estructura, para que tuviera una condición de estabilidad en caso de algún movimiento telúrico.

Los ejes de trabajo fueron primero el diagnóstico, después el sistema de refuerzo temporal y por último el retiro y reemplazo de las placas afectadas.

"Lo primero, tensarlo, dejarlo en una condición de estabilidad en caso de alguna contingencia, de algún sismo, y después comenzar a cortar las placas.

"Las pruebas que tenemos que seguir, es un concreto que tiene que tener la resistencia las 24 horas y tomamos cilindros, además, para comprobar la resistencia de estos concretos y lo que le llamamos revenimiento, es decir, la fluidez para que pueda bajar", explicó.