Capitalinos hacen malabares tras adiós a bolsas de plástico

Baja 70% uso de bolsas de plástico, sin multas
Por:

Con contrastes arrancó la prohibición de entregar bolsas de plástico a los consumidores. La mayoría de locatarios, comerciantes y supermercados acataron la disposición: llevaron sus mercancías en sus propias bolsas de tela, compraron las que venden las tiendas de autoservicio o de plano salieron con los productos en las manos. Sin embargo, algunos se resistieron al cambio, como ocurrió en el Mercado de San Juan, pues aún se entregaron bolsas de asa, con la justificación de que “la gente se enoja”.

“La gente no entiende, la gente se enoja, se molesta y se van, ya no compran”, afirmó Estela López, dueña de una tienda al interior del Mercado de San Juan, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc.

Te puede interesar: Sepultan en Oaxaca a ingeniero asesinado en Canadá (VIDEO)

[caption id="attachment_1078793" align="alignnone" width="696"] En los supermercados ya no se encontraron estos utensilios.Foto: Eduardo Cabrera y Antonio López, La Razón[/caption]

En un recorrido realizado por La Razón se constató que, aunque son los menos, algunos comerciantes siguen dando bolsas de asa, y afirman que no les importa recibir alguna multa, las cuales pueden alcanzar hasta 168 mil pesos.

"Ya trabajo de esa forma: nada de bolsas, y si no traen les hago un cucurucho de papel de estraza para lo que compren”

Catalina Rodríguez

Vendedora de chiles

—Veo que aún está dando bolsas a sus clientes, ¿no le da miedo que lo multen, son 168 mil pesos?— se le preguntó al dueño de una verdulería.

—“Ahorita no; no me importa, ya vete”, respondió, cortante.

En contraste, muchos de los comerciantes han acatado la medida y se dicen completamente satisfechos; incluso, hay quienes regresaron a entregar su producto en cucuruchos de papel.

“Ya trabajo de esa forma, nada de bolsas, y si no traen les hago un cucurucho de papel de estraza para sus chiles, la almendra, lo que compren”, declaró Catalina Rodríguez, dueña de un negocio de chiles secos y semillas.

Arnulfo García, un vendedor de jugos, hace tiempo comenzó a eliminar el plástico: “Yo tengo dos años que ya no doy bolsas ni popotes, aquí cero popotes. Sólo vendo en vaso, pero desde hace tiempo también le pido a mis clientes que traigan sus recipientes reutilizables para el jugo”.

[caption id="attachment_1078790" align="alignnone" width="696"] Dos personas llevan sus bolsas de ayate y tela al Mercado de San Juan. Foto: Eduardo Cabrera y Antonio López, La Razón[/caption]

La ley contempla algunas excepciones. Únicamente se excluyen de la medida “las bolsas de plástico necesarias por razones de higiene o que prevengan el desperdicio de alimentos, siempre y cuando no existan alternativas de plástico compostable”.

"Tengo dos años que no doy bolsas ni popotes, sólo vendo en vaso, pero también le pido a mis clientes que traigan sus recipientes reutilizables”

Arnulfo García

Vendedor de jugos

Francisco Álvarez, dueño de la carnicería El Sol, también en el Mercado de San Juan, consideró que esta medida “sí ayuda a la contaminación, y lo bueno que en el caso de las carnicerías sí previeron que podemos dar bolsas sin asa, es una de las excepciones que maneja esa ley por lo mismo de que el hígado, por ejemplo, suelta sangre y no puede mezclarse con otras cosas”.

En los primeros días de la nueva disposición, se observó, en mercados y supermercados, a ciudadanos portando sus bolsas reutilizables.

“Me parece muy bien porque así ya no contaminamos y está mejor”, expuso Karla Baños, una usuaria.

[caption id="attachment_1078791" align="alignnone" width="696"] Francisco Álvarez recuerda que hay excepciones, como el caso de las carnicerías. Foto: Eduardo Cabrera y Antonio López, La Razón[/caption]

En el Chedraui ubicado en la calle Ernesto Pugibet, en el Centro Histórico, Rocío Obregón compró una de las bolsas reutilizables que ofrecen en cajas por 10 pesos.

“Está bien por tanta basura que hay en las calles, ya si no traes bolsa no te dan y eso está bien; yo compré la mía, no son caras y ya la guardaré para futuras ocasiones”, refirió.

Mientras que Celia Díaz, quien hizo sus compras en la misma tienda departamental, opinó: “Está mejor, así contaminamos menos; ya todos debemos estar conscientes de traer nuestra bolsita para evitar contaminación al ambiente”.

"Nos afectó en parte y benefició en otra, porque aún tenemos bolsas de plástico que debemos agotar. Pero comenzamos a vender reutilizables”

Paula Esquivel

Dueña de jarciería

En los negocios de desechables algunos comerciantes se dijeron molestos porque ya no venderán sus bolsas de plástico; sin embargo, otros encontraron un nuevo nicho, y ahora vender las reutilizables.

“Nos afectó en una parte y benefició en otra, porque aún tenemos bolsas de plástico, es producto que debemos agotar. Pero también comenzamos a vender las reutilizables y con ésas aumentó nuestra venta como en un 30 por ciento, la gente sí está haciendo caso de la ley y está mejor, porque son bolsas reutilizables que duran bastante y no son muy caras, desde ocho a 20 pesos”, expresó Paula Esquivel, dueña de “Jarcería y plásticos Pau”.

El dato: La medida que prohibe las bolsas de plástico y los popotes fue aprobada el pasado 9 de mayo por el Congreso de la Ciudad de México.

[caption id="attachment_1078792" align="alignnone" width="696"] En el local de Estela López dejaron en claro que ya no se dan bolsas. Foto: Eduardo Cabrera y Antonio López, La Razón[/caption]