Aguas con el agua electoral…

Candidatos en la Ciudad de México aprovecharon el desabasto de agua como estandarte de campaña, pese a las quejas interpuestas por la Comisión de Derechos Humanos

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El pasado 5 de junio, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, el Presidente Enrique Peña Nieto firmó 10 decretos que protegen el 55% del volumen de agua superficial y permiten que el total de la reserva del vital líquido esté en 47.5%.

Aseguró que habría disponibilidad de agua para México garantizada por los próximos 50 años, pero no pasó ni una semana cuando seis delegaciones de la Ciudad de México comenzaron a enfrentar una grave crisis de agua.

Casi un millón de personas se vieron afectadas —y en la recta final de las campañas electorales—.

En entrevista para Es de Mañana, de ADN40, el titular del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Ramón Aguirre, nos dijo que la crisis tenía parte de su origen en un hecho inédito:

“En la zona de Lerma los campesinos vieron que sus cosechas se podrían perder, y como el compromiso de la ciudad es apoyar esas cosechas, pues se tomó agua para poder salvaguardarlas”.

“800 mil litros de agua por segundo dejaron de entrar a la Ciudad de México; lo anterior sumado a que el mismo calor provocó un consumo más elevado del servicio y la falta de lluvia que no alimentó por varios días algunas fuentes del líquido” .

“Yo tengo 11 años de director en el Sistema de Aguas y nunca me había tocado que los campesinos tomaran agua fuera de la programación que tenemos acordada con ellos, que es hasta la primera semana de mayo”, aseguró el funcionario.

Pero a río revuelto ganancia de pescadores, y en este caso de candidatos, que en la Ciudad de México aprovecharon el desabasto de agua como estandarte de campaña, pese a las quejas interpuestas por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, por utilizar la crisis con fines políticos.

Mikel Arriola culpó a los gobiernos de PRD y Morena de la problemática, remontándose hasta los tiempos del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, y proponiendo una inversión de 5 mil mdp hasta el año 2024 para reparar tuberías.

La candidata de Morena, Claudia Sheinbaum, acusó de incoherentes las explicaciones de Ramón Aguirre y pidió a Conagua que asuma también su responsabilidad en la crisis. Su propuesta es invertir mil millones de pesos para crear sistemas de captación de agua en 100 mil viviendas.

Por su parte, Alejandra Barrales aseguró que se requieren 3 mil millones de pesos anuales para sustituir la red hidráulica de la CDMX en un plan a 25 o 30 años.

En la delegación Iztapalapa, vecinos acuden a una pipa para abastecerse de agua, la semana pasada

Y mientras corría la saliva de los candidatos al Gobierno de la Ciudad de México, por las calles de la capital circulaban casi dos mil pipas para las colonias más afectadas, que resultaron insuficientes para cubrir las necesidades de cientos de miles de ciudadanos que cumplen ya dos semanas desesperados sin agua.

Pero en contraste, nos golpea la realidad de datos como los de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que señalan que en México hay nueve ciudades que representan una preocupación por su desperdicio de agua, donde la capital del país representa más del 40% de las pérdidas.

El primer lugar en esta lista lo tiene Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), donde se registran pérdidas del 70% del vital líquido, seguida de San Luis Potosí con el 50%, después de la Ciudad de México están Chihuahua, Querétaro, Culiacán, Acapulco, Hermosillo y Toluca.

De acuerdo al Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, el consumo promedio de un mexicano equivale a mil 978 metros cúbicos por año, mientras que el promedio mundial es de mil 385. Es decir que consumimos 43 por ciento más que el promedio mundial.

México es uno de los cinco países que más consumen agua por habitante en el mundo y la capital mexicana es la que concentra los mayores problemas de abastecimiento, según el Foro Económico Mundial.

La cobertura de agua potable en nuestro país es de 89.4%, lo que significa que 11 millones de mexicanos no cuentan con este servicio.

Entonces, ¿cómo quieren que el tema no se convierta en un botín electoral?, si algo que nadie ha podido resolver hasta hoy es precisamente el tema del agua, desde la cultura ciudadana de su ahorro, la corrección de fugas, las tomas clandestinas, los secuestros de pipas y, por supuesto, los servicios más elementales para un mejor abastecimiento.

El agua es el elemento más importante para la vida y hoy sobre todo para la vida política de algunos candidatos.

Compartir