Brincando, soñando y olvidando

Emociones y decisiones
Por:
  • rodolfoh-columnista

Definitivamente este periodo de intercampaña ha estado más entretenido que la famoso precampaña, a pesar de la ley mordaza que se cierne sobre los candidatos. Algunos incluso han recibido más ataques durante la veda electoral que cuando hacían abiertamente proselitismo con el disfraz de las contiendas internas.

Pero lo que sí ha quedado muy claro, es que en estos últimos meses el ciudadano pasa a segundo o tercer plano, porque los gobernantes tienen su tiempo dedicado casi exclusivamente a hacer todo lo posible por aparecer en la boleta electoral o en las listas de los plurinominales (figura absurda que debiera desaparecer, aunque muchos gurús de la democracia sigan defendiéndola).

Y como resultado tenemos que siete de los dieciséis delegados han pedido licencia para brincar a otros puestos. Sobra decir que lo hacen impulsados por las estructuras de sus respectivos partidos y no por el clamor de la ciudadanía, a la que prometieron gobernar. A duras penas cumplen dos de los tres años de sus mandatos y abandonan el barco.

Ésa es una de las razones más importantes que explican el deterioro que padece la infraestructura de la ciudad. Y es que estos pseudoalcaldes, ya lo serán plenamente a partir de esta elección, tardan un año en entender cómo se gobierna, el segundo año lo dedican al negocio (interprételo como usted lo desee, amable lector), y el tercero es el “año del chapulín”.

Las calles las dejan igual de rotas que cuando las recorrieron buscando el voto. Las fugas de agua siguen y su reparación es tan mala como las que hacían sus antecesores en el cargo. Pero el sistema les permite hacerlo, porque está estructurado para favorecer los intereses de la clase política, no los de la ciudadanía.

Y en el gobierno central también se mueven; aunque ahí se resiente menos el vacío, porque el periodo de gobierno es más prolongado; sin embargo, Mancera y su equipo dedicaron cuando menos los últimos 24 meses a la búsqueda de la candidatura presidencial.

La única buena noticia es que, por fin, el secretario general del Sindicato de Bomberos deja la corporación para dedicarse de tiempo completo a la grilla, que siempre ha sido lo suyo. Con esto quizá se le dé un respiro a ese heroico cuerpo y esperemos llegue alguien que dedique sus esfuerzos a mejorar las condiciones laborales y no a sus intereses personales. También, desde luego, quedó claro que Ismael Figueroa nunca fue independiente; va por una diputación federal del PRD.

Pero ya estamos a punto de que arranquen en serio los aspirantes y seguramente tendremos algunas sorpresas, producto de este largo periodo de “silencio”, pero de mucha actividad en los cuartos de guerra. De entrada, con Ricardo Anaya posicionado en segundo lugar, pero sufriendo ataques durísimos a su credibilidad, Alejandra Barrales tendrá que ser particularmente frontal respecto a Morena; mientras que Mikel Arriola sube en las encuestas, quitándole votos.