De Iguala a la Narvarte: los chantajes a EPN

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

De la misma forma en que le endosaron el caso Iguala, ahora los enemigos del Presidente Enrique Peña buscan colgarle la responsabilidad en el caso Narvarte, haciéndolo pasar por un ataque a la libertad de expresión, cuando a la fecha las evidencias indican que se trata de un crimen del fuero local que nada tiene qué ver con la profesión de Rubén Espinosa, fotógrafo de la agencia Cuartoscuro.

En el caso Iguala se trató de un alcalde perredista, de un estado gobernado por el PRD, que mandó levantar a los 43 normalistas de Ayotzinapa para evitar que boicotearan el acto en el que su esposa se destaparía para sucederlo en el cargo, pero aun así el gobierno federal se dejó endosar el crimen y le valió al Presidente una caída drástica en su popularidad, por decir lo menos.

En el caso Narvarte, un grupo de escritores, entre los que destacan los estadounidenses Paul Auster y Noam Chomsky, este último ideólogo de los regímenes de los países del círculo bolivariano, pide el “esclarecimiento inmediato y efectivo” del asesinato del fotógrafo Espinosa… ¡al Presidente Peña!

No es gratuito, pues les urge cargar al Presidente otro muerto, para mantener la campaña en su contra, toda vez que en el caso Iguala hasta los expertos de la CIDH ya admitieron que no hay evidencia de que militares participaran en la desaparición de los estudiantes.

+

Mostró sus cartas el líder de los senadores del PRD, Miguel Barbosa. Propuso a sus muchachos Armando Ríos Piter y Zoé Robledo para la dirigencia nacional del sol azteca, porque son rostros “sin desgaste” en el partido. Sin embargo, quienes conocen al todavía presidente del Senado saben que uno solo es el as, pues sus simpatías están con el guerrerense, a quien ha coucheado, y bien, en el arte de la política.

Con el discurso de que buscan disolver las tribus internas, Barbosa tiene un buen gallo en Ríos Piter, quien se ha sabido mover en los pantanos de las corrientes internas y es bien visto por varios, incluso en expresiones como la bejaranista Izquierda Democrática Nacional, una de las más radicales del sol azteca.

Tan se sintieron los Chuchos que el senador les puso enfrente a un rival fuerte, que el todavía líder del PRD, Carlos Navarrete, llamó a cesar con la cascada de destapes para sucederlo. Y lo más importante: abrió la puerta del PRD para que un externo llegue a la dirigencia..., si acepta afiliarse al partido.

+

Más que carro, autobús completo se llevó Ricardo Anaya en la elección para dirigente nacional del PAN. La paliza al chihuahuense Javier Corral fue de 81 por ciento contra 16 por ciento de la votación de los militantes panistas. En términos futboleros eso sería una goliza de cinco a uno.

El colmo de males para Corral fue que en su estado natal también perdió. Bueno, la verdad es que Anaya ganó en los 31 estados y el Distrito Federal. Zapato, pues.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp