El (hasta hoy) fallido video arbitraje

PRI ve a AMLO como el rival en 2012
Por:
  • jorgeernestow-columnista

La prueba del llamado video arbitraje durante el pasado Mundial de Clubes no resultó en absoluto positiva, y por eso la aplicación, segmentada y parcial, de la tecnología, recibe hoy abundantes críticas.

Confieso que soy algo tradicionalista y me desagradan las interrupciones que este proceso genera, lo que corta ritmo al deporte y estoy también seguro que es una ingenuidad creer que el video acabará de tajo con la polémica, y dejará que hablemos tanto del arbitraje.

No se puede desnaturalizar, por ejemplo, la alegría de la celebración de un gol, sólo por alguna duda, como sucedió en el 2-0 del Real Madrid ante América. También me genera severas interrogantes la “imparcialidad” de los productores de las imágenes, y más en un país como el nuestro donde las televisoras no sólo controlan la Liga MX, sino que son dueñas de equipos de futbol.

El hecho que sean las mismas casas productoras, y no la Liga MX, las que surtan de imágenes a los jueces televisivos de cada partido puede generar un nuevo escenario en el que la repetición menos conveniente para cierto interés desaparezca por arte de magia.

Sin embargo, no creo que por ello haya que olvidarse de todo recurso que auxilie al pobre árbitro en turno, ni sea sano dejarse llevar por estos ensayos poco felices para tomar una decisión radical.

La tecnología debe ser aplicada siempre, en principio, en situaciones de precisión. De entrada el famoso ojo de halcón debe ser siempre utilizado para saber si la pelota ingresa o no a la portería, si un balón salió por línea de meta antes de un centro que acaba en gol o sí una falta se cometió dentro o fuera del área.

Hay en cambio otras situaciones de juego en las que pretender que el video aclare situaciones es absurdo y puede resultar contraproducente; además de muy tardado mermaría el desarrollo de un partido, como esos contactos que se producen en el área penal en cada cobro de pelota detenida, en la que viendo cuadro por cuadro se pueden apreciar infinidad de contactos, defensivos y ofensivos, y costaría determinar cuál falta fue primero o cual fue más grave.

Lo que aplaudo es que FIFA se haya abierto, aunque sea tardíamente, al cambio y deseo que no se cierre a la modernidad sólo porque el inicio no ha sido exitoso. Eso sí, hay que corregir pronto lo que no funciona.

witkerjor@yahoo.com

Twitter: @JorgeEWitker