Éramos muchos… y parió la alerta

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • gerardo_garcia

Pues el vaso se llenó… pero de piedritas. Tanto fue al cántaro al agua, que pues termina despostillado. Y lo que tenía que suceder, pues simplemente pasó. Su verdadero impacto, la afectación que genere, quizá menos a lo estridente que resulta. Pero de que cuando veas las barbas del vecino enfurecer, pues a preparar el rastrillo.

No podía no suceder. Tan pronto las primeras semanas de este año y ya sucedían hechos violentos que cimbraron los principales destinos turísticos del país. Igual en Los Cabos que Cancún, Vallarta o la Riviera Maya –Acapulco y Mazatlán ya sufrían desde antes- la violencia alcanzó las zonas turísticas, respetadas hasta entonces. Cientos de ejecutados en estos destinos. Violencia que, se advirtió desde tiempo atrás, podría devenir en lo que al final sucedió: una nueva advertencia de viaje del Departamento de Estado que incluyera los destinos de sol y playa.

Y así sucedió.

De tanto en tanto el Departamento de Estado actualiza sus alertas de viaje para ciudadanos estadounidenses que viajan al extranjero. El martes pasado tocó la de México y, por primera ocasión desde que éstas –a petición de autoridades mexicanas- incluyeran una división geográfica y fueran más precisas ubicando los lugares de riesgo, se ubicó al estado de Quintana Roo, específicamente a Cancún, Cozumel, Playa del Carmen, Riviera Maya y Tulum. Así como Los Cabos en Baja California Sur. Advertía, pues, que “de acuerdo a las estadísticas del Gobierno mexicano, se ha experimentado un incremento en los índices de homicidios en comparación con 2016”. “Aunque la mayoría de esos homicidios parecen ser asesinatos dirigidos entre organizaciones criminales, las batallas territoriales entre grupos criminales han resultado en crimen violento en áreas frecuentadas por ciudadanos estadounidenses”. “Ha habido tiroteos en los que personas inocentes han resultado heridas o muertas”, se añade en la advertencia.

Aunque también refiere, el texto emitido por esta dependencia del gobierno estadounidense, que “las áreas de complejos turísticos y los destinos turísticos de México generalmente no tienen el nivel de violencia y crimen relacionado con las drogas de la región fronteriza o zonas que están en grandes rutas de tráfico”.

La respuesta de la autoridad, al menos la del estado de Quintana Roo que se ha hecho pública, fue la de señalar que la alerta es solo un mensaje adicional de precaución a sus viajeros, y que no señala alguna restricción o recomienda no visitar Quintana Roo, sino que habla del incremento en el número de homicidios ocurrido en la entidad.

Lo cual es cierto.

¿Significará esto una caída en el número de viajeros hacia nuestro país provenientes del principal mercado para México?

No. No en el corto plazo. Las alertas de viaje no han significado que los ciudadanos estadounidenses modifiquen sus intenciones de viaje. Lo que sí lo generan, son los hechos que suceden. Es decir, más que la advertencia, debe preocupar que los hechos de violencia se sigan sucediendo y lleguen a las zonas frecuentadas por los turistas.

Es cierto, sin embargo, que la alerta emitida el martes significará una mayor complicación para vender estos destinos en el mercado americano. A la hora de las negociaciones con los mayoristas, los hoteleros escucharán de ellos el argumento de que la violencia, y la alerta de viaje, les significará mayor complicación para vender el producto a los consumidores finales. Esto puede abaratar las tarifas y generar un impacto negativo en la industria del país.

No coincido con quienes aseguran que la alerta de viaje es parte de la ofensiva del presidente Trump contra México. Hay muchas tonterías que él comete y emite tantas amenazas al país como su discurso lo requiere. Pero el Departamento de Estado no mueve sus alertas de viaje por definiciones políticas, sino por el análisis de la realidad.

Y la realidad es que hay violencia. Como la hay en Chicago, Miami o Detroit.

Pero pues allá no emiten alertas.

Cuentos del cambio

1.- Muy interesante el acuerdo al que llegó AirBnb con el gobierno de Quintana Roo para pagar el Impuesto al Hospedaje a partir de octubre. Es esa entidad que sigue a la Ciudad de México como las primeras en este paso que terminará por regular esta actividad.

Email: jgg0868@gmail.com