Es su naturaleza

29LR3296
Por:

“Las cosas son como son y no como deberían ser” es una frase que se le atribuye a Mahatma Gandhi, y que aplica a la perfección al último ataque verbal de Diego Armando Maradona contra Lionel Messi.

Al hoy entrenador de Dorados no se le ocurrió una mejor metáfora para evidenciar la falta de liderazgo de Lionel Messi, que dar a entender que, antes de los partidos, el 10 del FC Barcelona “se caga de miedo”.

Además de rudeza innecesaria, resulta de muy mal gusto que Maradona hable de las 20 veces que un nervioso Messi va al baño antes de saltar al campo. Por más penoso que nos resulte escuchar esas expresiones, en realidad no tendrían que extrañarnos. Esos exabruptos del campeón del mundo en México 1986 son intrínsecos a su vida pública. Y las frases vulgares como aquella dedicada a los periodistas “que la sigan chupando” son casi de rutina para el de Villa Fiorito.

Es simple. Maradona es como es, y no como quisiéramos que fuera o como debería ser uno de los mejores futbolistas de la historia. Exigirle buenos modales o corrección política es no entender la naturaleza del Diego.

Y lo mismo aplica a Messi, al que deberíamos dejar de exigirle que sea en el campo y en el vestidor como era Maradona. Lionel no es un ser tan extrovertido, y podemos reconocer que no tiene actitudes habituales de un caudillo. Pero, desde una personalidad mucho más tímida que Diego, ejerce cierto liderazgo y ha mostrado tamaños para convertirse en el mejor jugador del planeta en los últimos 10 años, independientemente de que no haya podido coronarse en un Mundial con Argentina. Acusarlo de “cagón” no es un exceso, es en realidad un absurdo. Messi también es como es, le guste a Maradona o no.

[caption id="attachment_814003" align="alignnone" width="1654"] Messi y Maradona, durante el Mundial de 2010. Foto: AP[/caption]