La literatura del comisionado Sales Heredia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Julián Andrade

En las procuradurías se conoce lo mejor y lo peor de los seres humanos. Es justamente en la investigación de los delitos donde se abre una rendija por la que se puede observar una realidad que, aunque la neguemos está ahí, presente y acechante.

Dentro de toda la gama de fechorías, el secuestro se encuentra en la posición más elevada, acaso superado solamente por el homicidio doloso.

Para navegar por esos mares embravecidos, se requiere de formación ética e inteligencia, si de lo que se trata es de procurar justicia.

Renato Sales Heredia, el comisionado de la Coordinación Nacional Antisecuestro, condensa esas dos cualidades.

Tiene ya una larga experiencia, como subprocurador en la ciudad de México, y a nivel federal y como titular del Ministerio Público en Campeche, su estado.

Sales Heredia montó el operativo que condujo a la captura de la Mataviejitas, descubrió que Digna Ochoa se suicidó y reveló todas las entrañas del caso de Carlos Ahumada.

Es un humanista del Derecho, comprometido con las corrientes más progresistas y es ajeno a los delirios de populismo penal, al que las sociedades se vuelven proclives en momentos de crisis.

Conviene revisar sus colaboraciones en La Razón y sus críticas a la estrategia del presidente Felipe Calderón en materia de seguridad, en las que dejó claro los riesgos de aplicar un estado de guerra.

El Derecho, después de todo, es la primera y la última frontera en la defensa de las libertades y la democracia, inclusive cuando de castigar  a los delincuentes se trata.

Sales Heredia acaba de asumir la responsabilidad pública más importante de su carrera, lo hace cuando el delito de secuestro va en aumento. Tiene la misión, nada sencilla, de coordinar y evaluar los esfuerzos que a nivel nacional se hacen en esa tarea.

Lo hará con todas las herramientas y con el acopio de información de inteligencia que ya generan los cinco centros regionales desde los que se combate a la criminalidad en el país.

Una tarea por demás ardua será la de evaluar y supervisar a policías y a los fiscales, de cuya conducta depende mucho del éxito o fracaso de esta nueva política.

Pocos delitos, después de todo, han significado una afrenta tan grave a nivel social por su persistencia en el tiempo.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, tomó una sabía decisión al designar a Sales Heredia, porque a la par manda un mensaje de que las cosas se tienen que hacer de modo eficaz y apegados a la ley.

De la buena fortuna de la estrategia depende el que se recobre la confianza y se abatan los delitos, dejando claro que hay conductas que no quedarán impunes.

Pero quizá lo mejor de Sales Heredia sea su enorme cultura, su calidad de lector y su conocimiento de la novela policial o negra.  Estoy seguro, y él lo sabe, que estas cosas nunca sobran y menos en las rudas exigencias del México actual.

julian.andrade@3.80.3.65

Twitter: @jandradej