Jueves 1.10.2020 - 06:28

Las encuestas no mienten, pero se equivocan

“En un país desigual las mujeres somos el blanco de la violencia”
Por:

Siempre en época electoral y desde mucho tiempo antes, empezamos a ver distintas encuestas sobre las preferencias electorales. Desde el 2002, en conjunto con especialistas e investigadores, se establecieron los criterios mínimos para quienes pretendían dar a conocer las preferencias electorales o las tendencias de la votación.

Pero desde entonces, el marco legal sobre estos estudios ha sido confuso, y en la mayoría de los casos han tenido errores, ya sea para definir al candidato ganador o para asegurar los puntos de ventaja o desventaja de éstos.

Casi todas las encuestas que han salido para la próxima elección del 1 de julio ponen a Andrés Manuel López Obrador como líder de las preferencias, pero la distancia que hay entre los otros candidatos varía y mucho. La realidad no es que las empresas contratadas para realizar estos servicios mientan, lo que cambia es su metodología; y es ahí donde está el “problema”.

Una de las encuestas, que en los últimos días llamó mucho la atención fue la publicada el 18 de abril por el periódico Reforma (Consorcio Interamericano de Comunicación, S.A. de C.V.). En ella se puede leer que Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES) está a la cabeza con el 48% de la intención del voto; le sigue Ricardo Anaya (PAN-PRD-MC) con el 26%; José Antonio Meade (PRI-PVEM-Panal) con el 18%; Margarita Zavala (independiente) con el 5% y finalmente Jaime Rodríguez, El Bronco (independiente), con el 3 por ciento.

En la actualidad, las empresas encargadas de levantar estas encuestas, tienen que enviar al INE la información relacionada con la regulación de los ejercicios electorales,que corresponde a las actividades establecidas por la ley.

Usted puede consultar toda esta información en la siguiente liga: http://www.ine.mx/voto-y-elecciones/encuestas-electorales/elecciones-federales-ordinarias-2017-2018-estudios-entregados/.

Ahora, a ver si tiene suerte y logra entrar, porque el sistema, específicamente en este rubro, es complicado y de difícil acceso.

Cuando queremos ver la base de datos de la página del INE es prácticamente imposible. Tal vez el INE no considere que esta información debe ser “accesible” para la ciudadanía, pero en una época en la que hablamos de transparencia y rendición de cuentas, nada mal le caería al instituto facilitar su acceso y así evitar “suspicacias”.

Un usuario que afirma que sí pudo entrar a esta base de datos, mostró los lugares y detalles donde se realizaron las 1 mil 200 entrevistas, aplicadas por el periódico Reforma.

De acuerdo con esta persona, en la Ciudad de México se habrían aplicado los cuestionarios en cinco delegaciones: Iztapalapa, Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Xochimilco y Tlalpan. Ni una encuesta fue levantada en delegaciones gobernadas por  el PAN o el PRI.

También “explica” los “factores de expansión” de cada voto. Por ejemplo: un hombre de 39 años de la sección 3557 de Álvaro Obregón, que votaría por AMLO, equivale a 80 mil 295 personas, mientras que un hombre de 44, en la misma sección, que declara votaría por Anaya, su respuesta contará por la de 68 mil 787.17 personas.

Y todo tiene que ver con la metodología que se utilizó.

Lo que sí se puede consultar fácilmente en el INE, son los porcentajes de los indecisos de la encuesta aplicada por Reforma; es decir, los que responden “no sé” y los que manifiestan que no piensan votar. En total, el 19 por ciento de los entrevistados no declararon preferencia por alguno de los partidos, un porcentaje ¡altísimo!

La tasa de rechazo general a la encuesta fue de 31 por ciento: En términos numéricos, 833 personas se negaron a la entrevista y 33 la suspendieron, sumando un total de 866 contactos no exitosos y 684 “no contactos”.

Otro ejemplo: la encuestadora Massive Caller, contratada por el equipo de Ricardo Anaya, dio a conocer sus resultados: AMLO está a la cabeza con el 37.77% de la intención del voto; Anaya se coloca a 7 puntos porcentuales, con el 30.24%; José Antonio Meade con el 12.48%; Zavala con el 5.09%, mientras que El Bronco alcanza apenas el 1.95%. Los indecisos llegan al 12.45 por ciento.

La metodología utilizada por Massive Caller es a través de encuestas telefónicas, utilizando “robots”, por lo que ha sido criticado por los encuestadores “tradicionales”.

Los resultados de cada estudio pueden ser muy diversos, dependiendo en dónde se levanten; si son telefónicas, en persona, si son hechas con robots, y si se realizan en una entidad donde tiene mayoría un partido en especial. Pero también el día de la elección, todo puede cambiar con el abstencionismo o con los indecisos.

Y además, mucha gente al ser encuestada, no dice realmente por quién va a votar. Y no solamente en México.

En las pasadas elecciones en Estados Unidos, Hillary Clinton era la favorita en las encuestas, pero al final Donald Trump ganó la presidencia.

Las encuestas se equivocaron en Colombia, donde pronosticaban que el “sí” ganaría ampliamente en el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC. Ganó el “no”.

También lo hicieron en Reino Unido con el Brexit, pese a la supuesta ventaja de 10 puntos porcentuales, ganó la opción de abandonar la Unión Europea. También se presentó en el proceso electoral en España, donde los resultados sobrepasaron lo pronosticado. Especialistas aseguran que los votantes británicos, tienden a esconder su preferencia por los conservadores. Lo mismo ocurre a menudo en España con el Partido Popular.

De igual manera pasó en Italia. El primer ministro, Matteo Renzi, en ese entonces propuso cambios a la Constitución italiana, en los que planteaba quitar poderes al Senado y desmantelar la burocracia. Los medios pronosticaban el triunfo, pero el 54% de los italianos le dieron la espalda a su primer ministro.

Es probable que en la próxima elección  pudiera ganar Andrés Manuel López Obrador, pero lo cierto es que estos factores lo que nos demuestran es que nadie puede asegurar todavía qué pasará el próximo 1 de julio.

Desbordan confianza

Desde el pasado 27 de abril, el candidato de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador se dio por ganador de la contienda por la Presidencia de la República.

El morenista reiteró que va arriba en las encuestas y que después del primer debate subió el porcentaje de preferencia, haciendo alusión a los resultados de una encuesta de Saba Consultores.

Tras una reunión con empresarios de Citibanamex, aseguró que después del segundo debate subirá cinco puntos en las preferencias electorales y otros cinco después del tercer encuentro, por lo que va a ser muy difícil que lo superen los otros candidatos.

“Hoy es 27 (de abril), se termina la campaña el 27 de junio, estamos a dos meses y ya después viene la elección del domingo 1 de julio. Este arroz ya se coció”.

Afirmó que con 20 puntos de ventaja ya no podrán derrotarlo.

Ante esta presunción, José Antonio Meade (el abanderado del PRI-PVEM y Panal), le advirtió que la soberbia nunca es inteligente y menos en una elección: “corre el riesgo de que el arroz se le queme”.

El 23 de junio de 2017 los británicos eligieron salir de la Unión Europea con 52% contra un 48%. Las últimas encuestas de ComRes indicaban que 53% apoyaba la opción de quedarse y el 46% a favor de irse.

Tras el fracaso de la encuesta, el presidente de la compañía dijo que fallaron en anticipar cuántas personas mayores votarían por salir el día del referéndum. “Los electores mayores, previamente inactivos, sorprendieron a todo mundo, convirtiéndose en un número de votantes mucho mayor de lo esperado”, indicó.