Mentiras de la alianza

Nuevo avión no es propiedad del Presidente, subraya EPN
Por:
  • larazon

Se dice que el acierto o el error de construir una alianza entre panistas y perredistas lo va a decidir el electorado el 4 de julio.

Falso. Ese argumento es un sofisma de pe a pa. Es acotar las alianzas al terreno estrictamente electoral, y de lo que se trata es de gobernar.

Afirmar que el acierto o el error de las alianzas lo determinará el voto es populismo declarativo y una trampa política.

Lo correcto o incorrecto de que el PAN se alíe con el PRD en diversos estados lo va a mostrar la obra de gobierno.

Si el PAN acepta la ignominia de ir en Oaxaca con los que querían derrocar al gobierno federal, es porque mínimamente saben qué van a hacer con el gobierno de ese estado.

Pero no lo saben. Como tampoco lo saben los perredistas.

El presidente del PAN y el del PRD en Oaxaca no han podido enunciar un solo punto concreto de acción de gobierno en caso de ganar las elecciones.

No saben para qué quieren gobernar.

Eso tiene un nombre: buscar el poder por el poder.

Seguramente el PRI es muy malo, pero la APPO es peor.

Los que quieren sacar al PRI de sus trincheras estatales no han atinado a decir, siquiera, que quieren ganar para hacer gobiernos de transparencia plena.

Ése sería por lo menos un aporte, pero no lo dicen porque no están en condiciones de cumplirlo.

O tal vez ahora se les ocurra y tomen la idea, pero será solamente retórica.

Para hacer creíble que el PRD apuesta por la transparencia plena, debería darle al PAN una muestra de su voluntad.

Eliminar, por ejemplo, los candados que puso el gobierno perredista del DF a la información de las obras del distribuidor vial de San Antonio y a los segundos pisos del Periférico.

La información está bajo una losa de secreto por 12 años. Para creerle al PRD que va a ser transparente, que dé una prueba: ésa.

Otro punto programático podría ser el lanzamiento de una reforma educativa en el estado más atrasado del país en esa materia: Oaxaca.

¿Pero qué va a hacer un gobierno PAN-PRD en educación, si eso está en manos del perredismo oaxaqueño desde que se los entregó Heladio Ramírez?

Oaxaca es de los pocos estados donde el magisterio local rechaza el programa insignia del presidente Calderón: la Alianza Educativa.

Ahí los aliados del PAN no permiten que los puestos vacantes en el magisterio se concursen, sino que están porque continúe la venta de plazas o la herencia de esos puestos.

¿Por lo menos van a cambiar eso?

¿Van a renunciar a sus privilegios los miembros de la sección 22 de Oaxaca, ahora que lleguen al Palacio de Gobierno con los votos y el dinero del PAN?

Claro que no. Van a aumentar su poder.

phl@3.80.3.65

fdm