¿Quién va por los chescos ?

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

El impuesto a las bebidas —y alimentos— altamente calóricas ha dejado buenos dividendos fiscales, casi 90 mil millones de pesos en unos cuantos años, pero no ha contribuido a disminuir la obesidad y ha cargado el costo de la vida a las familias más pobres; pero como antiguos médicos medievales asiduos a las sangrías, los senadores Mario Delgado, Armando Ríos Piter y Zoé Robledo quieren duplicar la ración, ahora con dos pesos de gravamen por litro de refresco.

Tal vez para las cuentas públicas, a cargo de Luis Videgaray, ese impuesto resulte como agua en el desierto, pero no así para las estrategias para contener la epidemia y sus enfermedades, ni para los consumidores y menos para las empresas del ramo agrupadas en la ANPRAC, que lidera Jorge Terrazas. De acuerdo a esa asociación, desde 2014 el precio de los refrescos subió casi 20% pero el volumen de venta prácticamente subió 3%, en tanto que sólo habría reducido 2% de la ingesta diaria de calorías del mexicano promedio (que suma 3,072 calorías), pero la recaudación cayó en el 62% de los hogares con menores ingresos y en el 47% de las familias en situación de pobreza. Se calcula que cerca de 30 mil changarros tronaron a partir de la aplicación del gravamen… y aunque no sería la causa única, los datos ilustran aquel refrán de “al perro más flaco se le cargan más las pulgas”. Así que resulta cuando menos contradictorio que arrojados legisladores de izquierda, partiendo de una visión maniquea, planteen socavar el bolsillo de sus clientelas electorales.

 Cero, la bestia al basurero. Cero pesos invirtió el concesionario del tren Chiapas Mayab, Pedro Topete, en equipo ferroviario y en vías y mantenimiento. En contraste el Gobierno federal metió 2,500 millones de pesos en sostener el tren llamado La Bestia, que careciendo de un concesionario con experiencia ni capital, es un auténtico dechado de tragedias y mal servicio. Cero será la indemnización, por tanto, para Infraiber. Con tales hechos, Paulo Diez difícilmente podrá argumentar “venganza” de la SCT, por el caso OHL y menos ante la investigación que realiza Sefupu sobre cumplimiento o no de la concesión ferroviaria.

 Todos a sus pistas. Ya no será hoy por la tarde cuando Federico Patiño haga saber quiénes ganarán construir las Pistas 2 y 3 del NAICM. La prudencia y sentido común de los expertos de NACO y Parsons aconsejan tomar otros 8 días para dar el fallo.

mflores37@yahoo.es

Twitter: @mfloresarellano