Recuperación bursátil

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

El mercado accionario global recuperó parte del terreno perdido en las dos sesiones previas, apoyado en una fuerte demanda de materias primas. La Bolsa Mexicana de Valores registró el mayor alza porcentual en ocho semanas, siguiendo el tono global.

El avance bursátil generalizado respondió a la compra de acciones de corporativos que comercializan las materias primas ante una fuerte demanda de ella en el mercado de derivados, que a su vez corrigieron posturas.

Las operaciones sobre materias primas agrícolas, en las dos semanas previas mostraron bajas en torno al informe mensual de oferta y demanda que presenta el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), antes de conocerlo porque los participantes suelen reducir posiciones por cautela y después de conocerlo porque las previsiones de oferta fueron positivas.

Respecto a los insumos básicos industriales, las ventas estuvieron relacionadas (en el mismo periodo) con el menor ritmo de la economía real estadounidense y la posibilidad de una contracción de la demanda global.

Para el caso del mercado bursátil local el repunte respondió a compras de oportunidad sobre acciones castigadas, como América Móvil, que acumulaba pérdidas de alrededor de 15 por ciento desde principios de abril; o sobre títulos del sector extractivo, como Grupo México, la compañía minera más grande del país y la tercera productora de cobre más grande del mundo, por el avance en el precio del metal.

Adicionalmente, el mercado financiero esperaba que la Reserva Federal estadounidense (Fed) confirmara su apoyo a la reactivación de la economía, en la presentación de las minutas de la última reunión del Comité de Mercado Abierto, que así sucedió, lo cual ayudó a calmar el desánimo.

No obstante, las minutas hacen mención de que los factores de presión inflacionarios (el alza en el precio de los alimentos) son transitorios, por lo cual la Fed mantendrá una política monetaria acomodaticia.

 El alza de los alimentos. Sin embargo, el precio de los granos sigue subiendo, guiado por las condiciones climatológicas adversas que prevalecen en Estados Unidos y Europa, lo que afecta directamente la oferta alimentaria.

El precio de los granos se ha incrementado en las dos últimas sesiones, después de 10 días de ajustes, ante la inconsistencia de la información del gobierno estadounidense y el estado del tiempo.

En la semana pasada el USDA elevó sus estimaciones de producción para el actual ciclo productivo, pero una fuerte sequía en varias áreas productoras en el mundo, incluyendo Estados Unidos y Francia, está recortando los pronósticos de cosecha del trigo y generando presiones en precios previendo la reducción de los suministros.

Esto sucede al mismo tiempo en que el inicio de la siembra del maíz no se puede concretar por el exceso de lluvia en la región del medio oeste de Estados Unidos.

El mismo USDA dio a conocer el lunes que las siembras del cereal sólo superaron una parte de su retraso durante la semana previa y siguen siendo inferiores a la media de los años precedentes.

Al 15 de mayo sólo se había podido realizar 63% de la siembra de maíz, contra 40% la semana precedente, porcentaje inferior al de la misma fecha del año anterior (87%) y a la media quinquenal 2006/2010 (75 por ciento). Algunas regiones estaban aún más atrasadas. En Ohio (norte) sólo se había sembrado 7% de las áreas cultivables, contra 83% en el mismo momento de 2010.

Así las cosas, el cambio climatológico vuelve impredecible la recuperación del sector agrícola y por tanto el banco central estadounidense sólo es prudente cuando se refiere a que las presiones inflacionarias son transitorias.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres