¡Santas infamias, Batman!

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • Carlos Urdiales

El chico maravilla afirma que la exhibición de incómoda, pero no desmentida bonanza patrimonial en su familia política, es un ataque teledirigido por la negativa de sus azules legisladores para hacer del Procurador, Raúl Cervantes, el primer y transexenal Fiscal General de la Nación. Ricardo Anaya clama, ¡infamia!

Infamia es también que el sambenito del fiscal con pase automático para el siguiente sexenio y medio, está prácticamente descartado desde antes del feo balconeo. Infamia igual es acusar amenazas telefónicas por el mismo asunto, y no decir quién, cómo, cuándo ni dónde.

A la defensa del presidente del partido azul acudieron Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, veloces tuiteros en solidaridad de membrete; sin embargo, adversarios y víctimas ambos, del gandalla dirigente ávido de spots; saben y ríen porque palo dado, no hay campaña que lo quite.

Más allá de tuitazos de rigor, nadie meterá las manos al fuego por él, antes, le pedirán que detalle el asunto inmobiliario queretano que data de sus tiempos como secretario particular del ex gobernador Garrido.

Anaya Cortes utiliza el tema del fiscal autónomo como escenografía para guarecerse de lo que pinta, es el comienzo de su época invernal, primer frente frío.

Infamia o no, el detalle financiero raspa, y fuerte, su auto promovida imagen de impoluto mosquetero anticorrupción. La estancia y educación de sus hijos en Estados Unidos como radiografía 3D de su verdadera fe en México, recobra vigencia.

Consejas populares caben. No por mucho agandallar, se postula más temprano. Para uno que madruga, otro que no duerme.

Ricardo Anaya reacciona con el enojo propio de quien ha sido sorprendido, y en su negocio, no hay sorpresas. Moreno Valle y Zavala avanzan. Una coalición tácita PAN-PRI anti AMLO no requiere de jóvenes maravillados por el humo de su cabeza. Necesita interlocutores fiables, serios, con empaque de Batman, no de Robin.

La nueva delfina se llama Claudia. Claudia Sheinbaum es hoy, quien más probabilidades tiene de ser la próxima jefa de gobierno de la CDMX. Para 2024, anótese su nombre, será precandidata natural a la presidencia, la Dilma de AMLO, siempre y cuando López Obrador no pierda. Por lo pronto, la nueva delfina del moreno mayor se llama Claudia.

Entrados en refranes, aquello de, farol de la calle, oscuridad de la casa; viene a cuento por la encuesta de Morena, diseñada, aplicada, supervisada y avalada por Morena, acomodada para que el dedazo de AMLO presuma su democracia de papel de china. Como sea, 19 de 22 encuestas externas fallaron. La única voluntad que cuenta en Morena, contó.

Ricardo Monreal, ausente en la unción de la nueva coordinadora de organización morena, es un factor clave para competir en unidad. El efecto Sheinbaum repercutirá en ajenas decisiones, como la postulación de Alejandra Barrales por el PRD. Acomodo de piezas antes de iniciar la partida final.

Twitter: @CarlosUrdiales