Domingo 29.11.2020 - 01:25

Tiempo es oro

Fuerza Nico
Por:

Finalmente la promesa se cumplió: una eliminatoria sin sobresalto y una selección mexicana que logró su boleto a Rusia 2018 y que gozará de tiempo récord para planificar un esquema de trabajo previo a su participación en el Mundial con el objetivo de realizar un papel histórico, según varios de sus integrantes, acorde con la generación que representan, la mejor de todos los tiempos.

El debate sobre si este grupo de jugadores es el mejor que hemos tenido, porque la mayoría juega en Europa o que varios de ellos participaron en los logros conseguidos en categorías con límite de edad, resulta poco menos que absurdo; esta generación tiene fecha, lugar y hora para ponerle fin a esta discusión; es la última oportunidad para los Dos Santos, los Vela, los Hernández, los Ochoa, etc. Una participación que supere lo hecho en los últimos cinco Mundiales será la mejor carta.

Ahora vienen las preguntas más importantes para consumar este hecho: ¿sabrán con claridad Juan Carlos Osorio, su cuerpo técnico y los federativos el camino correcto para aprovechar la prematura clasificación del tricolor?

Para responder, hagamos un corte de caja ya con el pasaje mundialista en el bolsillo. Existen dos caras en el proyecto que ha liderado el técnico colombiano; por un lado, la exitosa eliminatoria, que incluye victorias importantes como la que se consiguió en tierras estadounidenses y que, como principal premio, te da la planeación aterrizada para concretar el objetivo que todos conocemos.

Pero, por otro lado, está el fracaso de la Copa América que incluye la derrota ante Chile (7-0), la peor en los tiempos modernos, y la Copa Confederaciones que dejó un sabor amargo, aunque por lapsos, muy específicos, se vio buen futbol por parte del equipo mexicano; y como cereza a los desastres llegó la Copa Oro en donde no se alcanzó ni siquiera la final, se jugó de manera horrible y se desnudó una pésima planeación.

En las competencias en las que se fracasó se dieron bajas de jugadores por temas personales, hubo errores en las logísticas e incluso desconocimiento del reglamento como sucedió en la Copa Oro en donde Juan Carlos Osorio no logró convencer a los dueños del préstamo de refuerzos como sí hizo Estados Unidos que a la postre alzaría el título.

La moraleja es clara, se necesita seriedad absoluta y prioridad a lo deportivo, a nivel selecciones, a nivel Federación y a nivel liga, para que en conjunto se arme un proyecto de preparación final para el Mundial, porque no hay que dejar escapar que todos los partidos y competencias previas, han servido (o no) para prepararse; basta mirar a la selección alemana y su paso arrollador en la eliminatoria, apenas ayer goleó a Noruega (6-0) con varios de los jugadores que fueron a Rusia apenas unos meses antes.

Por lo pronto, el cuadro azteca tendrá hoy una noche complicada en Costa Rica, ante un rival que viene creciendo en la zona; el partido es, sin duda, una gran oportunidad de mostrar lo mejor que se tiene, pero como suele pasar misteriosamente cuando ya nada se juega, ya se presentan bajas importantes y huele a que Osorio usará un cuadro alternativo. Buen inicio rumbo a la participación histórica de la generación dorada.