Domingo 20.09.2020 - 22:50

Y China

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

En 1973, durante la visita de Estado del presidente Richard Nixon a China, Mao Tse Tung hizo una confesión escalofriante: Si una guerra nuclear exterminara a toda la población china mayor de cuarenta años, eso hubiera supuesto un beneficio para China, pues le ayudaría a deshacerse de la porción de su pueblo que no logró aprender el mandarín moderno. La anécdota la refirió 4 décadas después Henry Kissinger, todavía pasmado, en su libro sobre China.

Donald Trump responsabiliza a China de todas las prácticas comerciales indebidas. Los acusa de piratería informática y prácticamente los califica de enemigos. Hillary Clinton afirma que, con matices, impulsará el TPP. Como en tantos otros temas internacionales, ninguno de los candidatos ha presentado una propuesta clara. Nadie sabe cómo conducir la relación entre las dos grandes potencias del siglo XXI. Esto preocupa a los aliados de Estados Unidos, especialmente aquellos en el Pacífico. Corea del Sur y Japón viven inquietos ante un posible conflicto nuclear en Corea del Norte y la incertidumbre de la posición que adoptarían los chinos.

Clyde Prestowitz, especialista en comercio, afirma que el TPP es la idea menos funcional de la administración Obama para contener a China. Los firmantes ya tenían, casi todos, tratados comerciales bilaterales con Estados Unidos, pero también los tienen con China. El TPP no resuelve la subvaluación del yuan, no disminuye la inversión armamentista china ni reduce las tensiones chinas con Japón en torno a las islas Senkaku. ¿Es imprescindible “contener” a China? Esa postura alimenta una rivalidad innecesaria. China es el verdadero gigante asiático. Sería más fácil reconocerlo y fomentar la cooperación, que alimentar el orgullo militarista de Occidente.

China se ha embarcado en una campaña de inversión en infraestructura para países del tercer mundo, desde las repúblicas africanas hasta Ecuador. Si Occidente quiere superar la influencia internacional china ¿no ganaría más promoviendo el desarrollo de los países necesitados? Ésa fue la exitosa estrategia estadounidense para conquistar los corazones y las mentes de los pueblos europeos con el Plan Marshall en el siglo XX.

El choque entre los países occidentales y China no es ineludible. No es Reino Unido compitiendo contra Alemania por el control colonial africano antes de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, Occidente revivió a sus peores fantasmas. Theresa May, primer ministro británica, declaró “si usted se considera ciudadano del mundo, no es un ciudadano de ninguna parte.” El nacionalismo está de regreso. Alerta.

Postdata: Aplauso al COMEXI, la Secretaría de Gobernación , la Secretaría de Relaciones Exteriores, y al Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos por el diálogo de sus titulares con el público mexicano esta semana. Más ejercicios de ésos.

espaciolarazon3@gmail.com

Twitter:@avila_raudel