Abre espejo un universo

Reserva internacional crece 1% en siete días
Por:

EFE en Tucson, EU

Astrónomos de México y Estados Unidos visitaron hoy la Universidad de Arizona (UA) con el objetivo de observar el proceso final de fabricación de un gigantesco espejo para un telescopio infrarrojo que se colocará en el observatorio San Pedro Mártir en Baja California, México.

"Es especial para nosotros comenzar a tener listo el espejo para el telescopio infrarrojo, un trabajo en conjunto entre la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad de California, la UA y CONACYT", dijo hoy a Efe José Antonio de la Peña Mena, director adjunto de desarrollo científico y académico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) en México.

"Se considera que hay tres lugares en el mundo para la observación astrológica, uno de ellos es San Pedro Mártir", dijo De la Peña Mena.

Indicó que actualmente opera un telescopio más pequeño de la UNAM en este lugar, y que ésta es una excelente oportunidad para tener un observatorio de mayores dimensiones.

El espejo, de 6,5 metros de diámetro, permitirá a los científicos observar y analizar todo el cielo visible desde la parte norte de la Tierra, lo que abre las puertas a nuevos descubrimientos.

"Este va a ser un telescopio único en el mundo, algo que pondrá a México en la mira de la comunidad científica", enfatizó el director adjunto de CONACYT.

El proyecto se inició hace diez años y se espera que el telescopio esté terminado y funcionando dentro de otros diez años o menos.

El espejo, fabricado por el laboratorio Astronómico Steward de la UA, tiene un costo aproximado de 40 millones de dólares y un peso de 10,222 kilos.

El laboratorio de espejos es conocido a nivel mundial por ser la única institución que ha desarrollado la tecnología para fundir, moldear y pulir este tipo de gigantescos lentes.

Otro ítem importante es la temperatura de hasta 2.156 grados Fahrenheit, que lleva a que el vidrio tome la consistencia de la miel y que al final dará paso a un espejo en forma de panal.

Posteriormente, el espejo será colocado en un horno rotativo que determinará la forma y las curvas que requiere para su buen funcionamiento.

Dentro de tres meses comenzará el proceso de pulido del espejo que será utilizado en Baja California, y que durará otros dos años y medio, aproximadamente.

mvg