Domingo 29.11.2020 - 06:48

Con asesoría y cabildeo apoyan causas sociales

Con asesoría y cabildeo apoyan causas sociales
Por:

“Hay que ser como elefante: pies grandes para tenerlos bien fijos en la tierra; orejas grandes para escuchar y no actuar a ciegas; boca chica para no hablar de más; colmillo largo para saber actuar en momentos difíciles; piel gruesa para soportar los embates de los demás; cola corta para que nadie nos la pueda pisar; memoria larga para no olvidar quiénes somos”, esos son los principios de lphant, el primer despacho de gestoría y asesoría en México que acompaña y asesora a ONG’s para que sus causas sociales lleguen a buen puerto.

En entrevista con La Razón, el fundador de lphant, Fernando Reina, explica que el despacho, en el que colaboran 41 personas, ofrece sus servicios de manera gratuita a proyectos que mejoren el entorno social, y por ende, el país.

Aunque Reina considera que los gobiernos son responsables de proveer servicios y seguridad a los ciudadanos, éstos deben tomar una actitud más propositiva y no quedarse con los brazos cruzados o esperando dádivas ante los problemas que les aquejan.

Sin embargo, los ciudadanos en muchas ocasiones no conocen los canales y procesos correctos para gestionar la solución de sus problemas o recursos, reconoce. Por ello, él y un equipo de expertos apoyan con asesoría y acompañamientos a las propuestas de asociaciones civiles que tras un análisis resulten viables, factibles y pertinentes.

¿Qué es lphant? Lo que nosotros hicimos fue formar un despacho en el que través de estudios, de datos duros, podamos ayudar a las ONG, a las asociaciones civiles y a las fundaciones, especialmente, que tienen causas que no generan recursos propios, sino que dependen de donaciones. Les donamos nuestro trabajo para darles estudios y que así tengan ellos estudios para poder tomar decisiones.

Tenemos ocho meses trabajando concretamente en este proyecto, que es un despacho con compromiso social. Lo que nosotros vemos del México actual es que definitivamente hay muchas causas que son muy nobles y carecen de presupuesto para investigación y así tomar decisiones.

¿Cómo funciona el despacho? No es una asociación civil. No es una oficina no lucrativa, pero lo que hicimos es generar nuestro compromiso social con México porque también, de pronto, como ciudadanos queremos dejarle todo el trabajo a los políticos y es responsabilidad del ciudadano organizarse. El balance del despacho es un 80 por ciento de donaciones y otro 20 por ciento representarndo a la iniciativa privada con causas comerciales que sí se cobran. Somos definitivamente los primeros en crear este concepto. Tenemos una mentalidad de romper paradigmas.

Lo que hacemos es trabajo organizado para ayudar a las causas nobles, que no tienen dinero para investigaciones o cabildeos”

¿Qué causas apoyan? Utilizamos un principio básico del derecho que es: primero el lugar, primero el derecho. Cuando hay causas que no son defendibles y no hay mucho qué hacer también somos muy abiertos con ellos. Nuestra capacidad también es limitada porque tenemos un grupo de investigadores reducido, pero lo que tratamos de hacer es apoyar a todas las causas que llegan, ya sea orientándolos para que se organicen mejor, y en el caso de las que están bien organizadas, darle un curso lógico a lo que están buscando.

Lo que hacemos nosotros es un proceso de investigación para entregarles a ellos un trabajo en el que les indicamos qué es lo que deberían pedir, cómo deberían pedirlo y con qué autoridad deberían hacerlo. Si ellos nos piden que los representemos, los representamos. Si no, solamente les facilitamos el estudio y los dejamos encaminados con este proceso.

Son un grupo de expertos abocados a compartir su expertise… El despacho está dividido en tres partes: la jurídica, que tiene 14 personas trabajando en ese departamento; la parte de investigación, que es la parte robusta del despacho y ayuda a entregar los estudios en los que nosotros damos fundamentos, integrada por 20 investigadores aspirantes al Conacyt; y la parte de lobbying, donde hay siete personas. Somos un despacho mediano, pero parecemos un batallón.

Uno de los objetivos de lphant es empoderar a los ciudadanos… Lo que hay que hacer es ayudarles y explicarles. Todo mundo tiene derecho a ser representado y eso es lo que nosotros hacemos al dejar claro cuáles son los procesos a seguir y ayudarles a que sean escuchados, sean una voz más en el Congreso.

Si no empezamos a ser nosotros, los mexicanos que estamos fuera del gobierno, los que tengamos un compromiso social, no podemos exigirle al gobierno que cargue con todo. No podemos esperar a que el gobierno, con un presupuesto tan limitado y con necesidades ilimitadas, atienda todas las causas. Nosotros queremos cambiar México y ayudarle a gente.

¿El cabildeo aún es un tabú? El cabildeo es una figura muy vieja en México, siempre se ha hecho, se reguló hasta esta Legislatura, pero lo que queremos es cambiar ese concepto del cabildeo oscuro.

Antes, cuando tú hablabas acerca de cabildeo, lo primero que pensaban era coyotaje disfrazado, y lo único que no hacemos nosotros es eso. Nosotros buscamos facilitarle al legislador y al Ejecutivo, a través de nuestras investigaciones, la toma de decisiones para que los grupos organizados tengan una oportunidad de dar su punto de vista de manera sustentada.