DÍA DE LA CANDELARIA: ¿Por qué comemos tamales el 2 de febrero?

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Día de la Candelaria, tamales,2 de febrero,  ¿por qué comemos?, origen, celebración, Niño Dios, iglesia, rosca de reyes, historia 
Foto: Especial

El Día de la Candelaria es una costumbre muy arraigada en México y gran parte de la población la celebra el 2 de febrero con una tamaliza y llevando a la figura del Niño Dios a la iglesia.

Dicha festividad está íntimamente relacionada con la Rosca de Reyes. Si te salió el “muñeco”, la tradición dicta preparar o pagar los tamales -independiente al número de variedades que existen actualmente, así como el tipo de envoltura que se ocupe- los más comunes son de rajasverdemole y de dulce, siempre acompañados de atole o champurrado.

Día de la Candelaria, tamales,2 de febrero,  ¿por qué comemos?, origen, celebración, Niño Dios, iglesia, rosca de reyes, historia 
Foto: Especial

Sin embargo, el Día de la Candelaria o de La Luz va más allá de esta tradición, ya que es una fiesta religiosa que tiene sus orígenes en los pasajes bíblicos de la presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén y la purificación de la Virgen María después del parto.

Aunque “La Candelaria” es una de las fechas más reconocidas en el calendario católico, es una mezcla tradiciones.

Fecha coincide con el calendario azteca

Lo que era desconocido por la inmensa mayoría de la gente, es que en la misma fecha tiene lugar el undécimo día del primer mes del calendario azteca, fecha en que se celebraba a algunos dioses.

En la época prehispánica se conmemoraba el primer día del año azteca en honor a Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl.

Foto: Gobierno de México

En esa época los tamales se ofrecían a los dioses, ya que están hechos de maíz, el producto que utilizaron para “crear al hombre“.

Por eso, este alimento, más que un “capricho gastonómico” de los mexicanos, se trata en realidad de una ofrenda al Niño Dios o a los dioses prehispánicos.

Se eleva ventas de tamales y vestidos de Niño Dios

Con motivo del Día de la Candelaria, en la Ciudad de México las ventas de los giros relacionados a la tradición de vestir al Niño Dios y los involucrados con la producción y venta de tamales repuntan.

Las figuras del Niño Dios son vestidos con ropa especialmente confeccionada, elaborada a partir de telas, tejidos, bordados, hilo dorado, chaquiras y canutillo, entre otros materiales y accesorios como sombreros, cobijas, zapatos, canastos, cetros y figuras de palomas principalmente, todo según el estilo elegido.

Con ello se cumple con la tradición de levantar esta figura del nacimiento por parte de los padrinos y confeccionarle un atuendo para ser presentado en la iglesia el 2 de febrero.

Los precios para vestir al Niño Dios pueden variar según el tamaño de la figura, la complejidad del atuendo elegido, los accesorios y si hay que realizar alguna reparación además de la cercanía del festividad; en promedio los costos van de los 60 a los 600 pesos.

Foto: Especial

En el caso de los tamales, su consumo suele tener mayor actividad en centros de trabajo, escuelas y oficinas. Aunque este año se celebra el domingo, día en que se disputará el Super Bowl, el clima frío y la convivencia en fin de semana podría ser factor para impulsar su consumo en lo hogares.

Tamal, común en la dieta de los mexicanos

La palabra tamal proviene del náhuatl tamalli que significa “envuelto”, actualmente son parte importante de la dieta de los mexicanos, se consumen en diversas fiestas y celebraciones, es tradicional en bautizos, bodas, posadas; también se pueden degustar sin tener un festejo en particular, solo por el gusto de saborearlo caliente y con el relleno de preferencia.

Foto: Especial

 

Te puede interesar:

Retienen en EU prendas que diseñador tzotzil presentará en el Fashion Week de NY

ic