Juan Soriano, el Mozart de la pintura multifacetico

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Juan Soriano fue un artista multifacético al abarcar todas las técnicas plásticas y dominarlas, en su legado figuran óleos, acuarelas, escultura, obra monumental, cerámica, tapiz, dibujo, esmalte, escenografía y vestuario para teatro y obras gráficas; además es el único mexicano en montar su primera exposición a temprana edad: a los 14 años, por ello es conocido como el Mozart de la pintura.

El también escultor cuya obra llegó a museos internacionales de Estados Unidos, España, Francia, Bélgica y Polonia, a galerías nacionales como en la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Villahermosa; este martes cumpliría 95 años y su obra sigue vigente, muestra de ello es que hasta abril de este año, en Nueva York, se montó una exposición que incluía piezas clave: Pájaro III, Pájaro de dos caras y Paloma, aves que superan los tres metros de altura.

Su obra pictórica es figurativa, trabajó al óleo y desarrolló plenamente autorretratos- Además, es uno de los pintores que inicia la indagación de temas mexicanos en pleno nacionalismo; sus colores vibrantes y composición son contemporáneos, afirma a La Razón la especialista de la Academia de San Carlos, Alcia Leiva del Valle. Su fascinación por los retratos está documentada por Octavio Paz su ensayo Los rostros de Juan Soriano.

En la opinión de la maestra Leiva “en escultura es un maestro nacionalista, que maneja la monumentalidad porque en sus trabajos en plata, aunque sean piezas pequeñas, parecen muy grandes. Siempre fue un trabajador comprometido, inclusive con la sociedad (hablando de la paz, los derechos sociales, por ejemplo). Fue un hombre sumamente culto porque tuvo contacto con muchos poetas, muestra de ello es que hace ilustraciones para algunos autores, como un bestiario de Guillaume Apollinaire”.

Juan Francisco Rodríguez Montoya, como realmente se llamaba, al llegar a la Ciudad México inició sus estudios profesionales en “La Esmeralda” e hizo amistad con Alfonso Reyes, Juan Rulfo, Octavio Paz, Rufino Tamayo y Xavier Villaurrutia.

Es en este momento cuando inició su desarrollo como ceramista y su fascinación por el dibujo y los óleos.

Su trabajo se enfocó en retratos, en los que destacan la paleta de colores llena de contrastes azul ultramarino, rojo vibrante, verde y amarillo.

En su viaje a Europa en los años 50 adquirió influencia del surrealismo parisino e ilustración mágica; sus esculturas más conocidas son Paloma, Gallo,Toro y Luna. Soriano trabajó en plata, símbolos prehispánicos, bestiarios; y en sus lienzos recreaba paisajes, retratos de mujeres mexicanas, pintura costumbrista; una gran suerte de imaginario en sus obras.

click para ver gráfico