Galería Unión alista exposición para septiembre

Desde La Lagunilla rompen estigmas e impulsan a artistas de la periferia

El recinto trabaja con creadores emergentes y consolidados; se abre espacio entre los esquemas tradicionales y va contra los estereotipos, afirma en entrevista con La Razón Mario Paredes Malibrán, director del proyecto

Mario Paredes Malibrán, en la Galería Unión, tras finalizar la entrevista.
Mario Paredes Malibrán, en la Galería Unión, tras finalizar la entrevista.Foto: Eduardo Cabrera y Galería Unión / La Razón
Por:
  • Adriana Góchez .

Enclavada en el barrio de La Lagunilla, en la Ciudad de México, Galería Unión se abre camino entre espacios de este tipo de larga trayectoria para impulsar a artistas consolidados y emergentes de la periferia, quienes abordan temáticas que generalmente están fuera de lo institucional, como el narcotráfico, la economía informal, el sincretismo religioso y el decaimiento del espacio público.

“Pensé que tenía que empezar desde lo particular que es mi contexto, porque yo mismo soy de la periferia, de Tlalnepantla, crecí bajo un esquema de los puntos del narco, que era superevidente, en lugar de decir esto no me gusta, fue verlo desde una perspectiva artística”, compartió en entrevista con La Razón Mario Paredes Malibrán, director de Galería Unión, fundada en 2019.

El recinto se ubica en un antiguo edificio departamental –Allende 96, interior 10—frente al emblemático mercado de vestidos de La Lagunilla. Todo a su alrededor son comercios tanto de locatarios como de ambulantes.

Busca ser un puente entre artistas de gran trayectoria, como Eric Paredes, con creadores que apenas se abren paso en la escena. También quiere quitar el estigma que tiene el barrio de La Lagunilla e ir contra la centralización en el arte.

“Muchas veces me preguntan ‘¿por qué no estás en la Roma?’, yo les respondo porque ya fue, lo importante es estar en estos contextos para que te des cuenta que no hay sólo una forma de vida. Habité este lugar durante cinco años, conozco a la gente, eso hace que quienes nos visitan se sientan muy seguros. Es una invitación a ver desde otra perspectiva el mercado y todo lo que lo rodea”, apuntó Paredes Malibrán.

Para el artista Eric Muñoz, el proyecto es una manera de romper con los estigmas y darle oportunidad a creadores que no son considerados en otras galerías.

Rosal 1 (políptico), 2019, de Guillermo Sosa.Foto: Eduardo Cabrera y Galería Unión / La Razón
Vista de la exposición que alberga el recinto.Foto: Eduardo Cabrera y Galería Unión / La Razón

“Pienso que es una búsqueda entre lo que está pasando en el centro y en la periferia. Es no caer específicamente en los estereotipos de galerías, las cuales establecen que sean piezas de cierto nivel, con determinadas características o caer hasta en lo decorativo; es romper un poco con cánones, crear un espacio para artistas consagrados y principalmente nuevos talentos de esas zonas que tienen poca oportunidad de presentar de este lado”, dijo a este diario.

Hasta el momento, Galería Unión ha colaborado con cerca de 30 creadores. Entre sus planes más inmediatos están inaugurar en septiembre una exposición de mujeres durante la semana del arte; si todo marcha bien y las condiciones de la pandemia lo permiten, en diciembre estaría exhibiendo otra muestra de escultura. Actualmente, hasta el 14 de mayo presenta Del barrio, lógicas maricas, con la participación de 18 artistas, entre ellos Eric Muñoz, Alfonso Zárate, Cristian Aguilar, Panocha Chichimeka y Stuart Sandford.

“A corto plazo la meta es continuar la vigencia de la galería, vamos a aplicar para (la feria de arte ) Clavo en septiembre; el objetivo es llegar a las grandes ferias, creo que los artistas con los que trabajo sí tienen un dicurso bastante sólido para lograrlo, Eric Muñoz y Alfonso Zárate; por ejemplo, ya han estado en Maco”, destacó Paredes Malibrán.

Se revientan. Galería Unión, un proyecto joven atravesado por la crisis sanitaria, ha tenido que ingeniárselas ofertando obras en Instagram o a través de visitas personalizadas en las que Paredes Malibrán comparte la importancia de los artistas con los que colabora, su relación con la periferia y de que el espacio esté situado en La Lagunilla.

“Es buscar las maneras, jamás había pensado que una exposición en Instagram tuviera tanto impacto como en línea, eso hace que podamos usar las herramientas que tenemos para nuestro beneficio, sacarles algo de provecho y lana; es reinventarse, reconstruirse y hacerlo, las exhibiciones no tienen que ser físicas, la experiencia artística me parece que nunca se va a romper, estar frente a frente a una obra, pero ahorita sí hay otro panorama”, señaló el marchante.

Paredes Malibrán indicó que la crisis sanitaria derivada del Covid-19 le permitió encontrar nuevas oportunidades y enfocarse en lo positivo para seguir existiendo.

“En la pandemia la galería se ha convertido en esas ganas de querer continuar haciendo, me ha ayudado a pensar en otras cosas, sé que está la situación de la crisis sanitaria pero pues, más golpeado no puedo estar; es convertir lo negativo que pudo haber sido el coronavirus para focalizarlo en este proyecto, en salir adelante”, remarcó.

Aseguró que está convencido en que se deben tomar riesgos, pese al panorama actual que hay en el arte y la cultura.

“Lo que les digo a los chavos es que busquen la oportunidad en donde menos crean. Para mí estar en La Lagunilla con una galería de arte se ha convertido en una oportunidad muy fuerte

“Creo que es romper con lo que ya está establecido, estamos haciendo arte no estamos buscando la cura contra el Covid, la prueba y el error dentro de estas áreas me parece que es lo interesante, las’ gestión cultural va cambiando, no hay pasos. El punto es atreverse, aventarse como ‘gorda en tobogán’, si se rompe éste, pues ya veremos, pero mientras a disfrutar el trayecto”, finalizó.