Tras siete decadas, reunen Los Girasoles de Van Gogh

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

La primera y más reciente vez que dos de Los Girasoles de Vicent van Gogh (1852-1890) se presentaron en un mismo recinto simultáneamente, fue en 1947, en la galería londinense Tate Britain.

Casi siete décadas después, la Galería Nacional de Londres, en Reino Unido, volverá a juntar a los cuadros más representativos del famoso pintor holandés, aunque uno es original (1888) y era parte del acervo de la casa londinense desde 1924, el otro (1889) proviene del Museo Van Gogh en Ámsterdam, Holanda.

Ambas obras se exhibirán a partir de hoy hasta el 27 de abril, como parte de la muestra The sunflowers, en la sala 46 de la galería británica.

Van Gogh realizó cuatro versiones originales de Los Girasoles, de las cuales sólo tres existen actualmente, pues uno fue destruido durante un bombardeo en Japón, durante las batallas de la Segunda Guerra Mundial.

En tanto, los tres sobrevivientes se encuentran distribuidos por el mundo: uno forma parte de una colección privada desde 1948, otro pertenece a la Galería Nacional de Londres, desde 1924, y el último está en Munich, Alemania.

Adicionalmente, existen tres copias del cuadro principal, también pintadas por Van Gogh, que se exhiben en Ámsterdam, Filadelfia y en el piso 42 de un rascacielos en Tokio.

La serie de Los Girasoles datan de 1888, el año más tormentoso en la vida del pintor, año en que tuvo una crisis nerviosa, con tintes de depresión, cortó parte de su oreja y terminó recluido en un asilo.

La muestra, que se prevé reciba una gran afluencia de visitantes, consta de un cuadro original, propiedad de la National Gallery, y una copia, que fue traída del Museo de Van Gogh, en Ámsterdam.

“Probablemente pasen otros 65 años para que vuelva a suceder”, apuntó Christopher Riopelle, curador en la Galería Nacional.

“El de Ámsterdam es cinco meses posterior, pinta el mismo motivo pero lo reinterpreta, lo hace más exagerado y utiliza más color”, explica el curador.

En 2011, una biografía del pintor (Van Gogh: la vida) afirmó que no se suicidó, sino que el disparo que provocó su muerte vino de dos jóvenes que practicaban tiro en el campo de Auvers.