Para la Naranja Mecánica, otra oportunidad

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

La condición de favoritos a los holandeses nunca les ha incomodado en los mundiales, pero le urge a la nación tulipán poder levantar una copa del mundo, la cual nunca ha conseguido y se está convirtiendo en una obsesión.

Es importante para la Naranja Mecánica dejar de ser el equipo que cautiva, emociona y hace vibrar al mundo entero con su futbol espectacular, pero que nunca gana nada, para convertirse en una verdadera potencia del futbol mundial .

Aunque es el favorito de su sector no será un día de campo para los holandeses, pues enfrentarán a tres de los mejores exponentes de sus respectivos continentes: Camerún, Japón y Dinamarca, que durante la clasificación mostraron un nivel digno para competirle de tú a tú al equipo tulipán.

La verticalidad y el buen trato a la pelota, históricos del cuadro que hoy dirige Bert Van Marwijk, pondrán en serios problemas a los aparatos defensivos rivales, pues su ofensiva es de temer. El líder en el ataque, Arjen Robben, tiene una tremenda habilidad tanto para convertir como para pasar; además la conjunción entre él y hombres como Wesley Sneijder, Robin Van Persie y Rafael Van der Vaart luce imparable.

Por el momento que viven sus figuras y por su ya tradicional bonita manera de jugar, parece que ésta es la oportunidad para que Holanda deje de ser el ya merito mundial y conquiste por primera vez la copa del mundo, aunque primero tendrá que deshacerse de sus primeros rivales, que serán harto complicados.

De África, el más fuerte

Los leones indomables se han caracterizado por ofrecer el mejor futbol de su continente, por algo Camerún es el combinado africano mejor posicionado en el ranking FIFA y sin duda este Mundial se sentirán como en casa y espera repetir su mejor actuación llegando a los cuartos de final tal, como lo hizo en Italia. Los argumentos que tienen son varios, pero la velocidad y fortaleza de los cameruneses sobresalen sobre su sistema táctico, además la calidad y capacidad goleadora de la joya de Camerún, Samuel Eto’o, pondrán a pensar a sus rivales en cómo marcarlo. Quizás la parte más sensible y que sin duda le quita el sueño a Paul Le Guen es la zaga, que es muy veterana y eso puede pesar, el más claro ejemplo es Rigobert Song de 35 años.

A mantener el ritmo

Los daneses han logrado consolidar un equipo bien armado; en la eliminatoria mundialista dieron la gran sorpresa al quedar primeros, por encima de potencias europeas como Portugal y Suecia. El orden que ha impuesto el estratega Morten Olsen en su equipo luce en cada partido. La mayoría de las estrellas de la selección danesa milita en algunos de los equipos europeos más prestigiosos. Al frente está el delantero y capitán Tomasson, quien milita en el Feyenoord. Hay defensas como Daniel Agger, del Liverpool, el trío de mediocampistas compuesto por Daniel Jensen, del Werder Bremen; Christian Poulsen, de la Jueve, Dennis Rommedahl, del Ajax, y el ariete Nicklas Bendtner, del Arsenal. Sin duda mantendrá una intensa lucha por el boleto a la siguiente ronda con Japón y Camerún, principalmente.

Japón va por las semis

El técnico de Japón, Takeshi Okada, ya aseguró que las semifinales son el mínimo objetivo nipón en Sudáfrica 2010. Pero la realidad e historia mundialista de los asiáticos hacen que las aspiraciones del estratega se vean casi imposibles, y aún más teniendo en su grupo a Holanda y Camerún.

Japón acude a su cuarto certamen consecutivo, pero nunca ha ganado fuera de su país en el mundial, por lo que las esperanzas niponas estarán en los pies de Nakamura y los cuatro europeos: los mediocampistas Keisuke Honda, del CSKA Moscú; Makoto Hasebe del Wolfsburgo alemán y Daisuke Matsui del Grenoble, y el delantero Takayuki Morimoto, del Catania.

fdm