SEAT Toledo, con amplia variedad de opciones

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La firma española Seat, perteneciente a Volkswagen Group, apuesta por pulir a su sedán Toledo en aras de fortalecer su presencia en nuestro mercado, que, dicho sea de paso, ya es el más importante para este modelo a nivel global.

El vehículo, que tuviera un debut un tanto amargo en México, ha ido conquistando a los consumidores poco a poco; y lo que parecía en un inicio como un fracaso cantado, se ha convertido, luego de un par de años, en una historia de éxito. Este sedán ya es el segundo modelo en importancia para la firma luego del icónico Ibiza y representa poco más del 20 por ciento del mix de ventas.

La versión 2016 del Toledo mantiene una amplia gama de opciones que consta de tres motorizaciones, algo poco común en el mercado actual, pero que le permite competir en dos frentes, uno ante automóviles como el Volkswagen Vento o Nissan Versa y en su versión tope frente al Jetta, Nissan Sentra y Mazda3.

El SEAT Toledo ofrece seis niveles de equipamiento, todas con ESP, ABS y activación de frenos post colisión, además de un rediseño de cluster de instrumentos, controles del climatizador y nuevos equipos de audio. La transmisión puede ser automática o manual con seis velocidades y en su versión Advance hasta siete.

Para dar a conocer las mejoras a su sedán, la firma española organizó una prueba de manejo en la que tuvimos oportunidad de probar el modelo tope de gama, es decir el Advance.

Si bien es cierto no hay cambios en estampados, hay que reconocer que el nuevo diseño de rines, así como la utilización de tecnología de LEDs tanto para faros como calaveras, le confiere un aspecto más sofisticado al modelo 2016.

El conjunto motor transmisión sigue siendo una de las mayores fortalezas del Toledo, pues ofrece un balance perfecto entre desempeño y economía. El rendimiento combinado es de 20.6 kilómetros por litro y aun así se siente muy ágil y con la potencia necesaria para salir a carretera

El Seat Toledo es ahora una opción muy interesante, particularmente en las versiones Style que entregan una relación de costo-beneficio muy buena. La versión Advanced, aunque ofrece un elevado nivel de equipamiento, tiene una misión complicada, ya que por su precio pelea de lleno en una categoría sumamente competida.

El Mini John Cooper,

un placer manejarlo

La tercera generación ofrece una estética mucho más agresiva y cuidada y un aspecto netamente deportivo

Por Alejandro Konstantonis

enviado

Cuando el Austin Seven ­—creado por Sir Alec Isigonnis— recorriá la campiña inglesa, llamó la atención de un joven mecánico llamado John Cooper, quien creó una versión radical del referido auto, el cual fue muy exitoso en el mundo de los Rallies. Así se empezó a crear la reputación de los autos ‘Mini’ que habían pasado por las manos del talentoso preparador apellidado Cooper.

Al fallecimiento de éste en el año 2000, su hijo Mike creó la empresa llamada John Cooper Works, mejor conocida por sus siglas JCW. Es precisamente una de las creaciones que nos ocupa y tuvimos la fortuna de probarlo en Nueva York.

Este MINI de tercera generación nos ofrece una estética mucho más agresiva y cuidada, un aspecto netamente deportivo, con acentos de color y con adiciones aerodinámicas que, además de acentuar el talante deportivo, tienen una función que brinda mejor agarre en altas velocidades.

Su motor es de 2.0 litros Twin Power Turbo que entrega 231 caballos de fuerza, está acoplado a dos tipos de trasmisión, manual y automática de seis cambios. La suspensión del auto, que ofrece tres tipos de manejo, sigue siendo una de sus grandes virtudes a pesar de que es dura.

El asiento de atrás es muy funcional para personas de talla pequeña y la cajuela es muy reducida, cosa que en un vehículo familiar sería un pecado imperdonable pero que al MINI John Cooper Works se le perdona sin problema.

[click para ver gráfico

->http://www.3.80.3.65/IMG/mk/infoLR/dep31140815A.jpg]