El 19S en imágenes

El 19S en imágenes
Por:

En buena parte del cine mexicano, la desgracia es considerada sinónimo de riqueza. En línea con esa tradición, pero desde un punto de vista distinto, el sismo de 7.1 grados que vivimos el 19 de septiembre de 2017 y que significó un tremendo golpe para los habitantes de varias ciudades mexicanas fue el motivo para crear el proyecto audiovisual 19/S, El día que nos reencontramos. Consta de una exposición fotográfica y un documental, ambos presentados en días recientes y realizados por la casa productora Pinhole y la revista Cuartoscuro, la cual, como parte del proyecto, dedica una edición a las imágenes de la muestra, así como a presentar material inédito de ciudadanos que participaron a través de una convocatoria de la revista. Tanto las fotografías como el documental y el medio impreso darán forma a un archivo que podrá ser consultado por todo público y quedará como testigo de ese momento histórico para el país.

El documental busca contar las historias de a pie tras la emergencia y dar voz a quienes, sin desearlo, se convirtieron en héroes. Sin el ánimo de llegar al circuito comercial de cine, a partir de esta semana se presentará en diversos foros, festivales y centros universitarios. Sobre esta iniciativa charlamos con Luis Arango, fotógrafo y director de la casa productora del documental, especializado en cinefotografía y foto fija, e Irma Deschamps, joven productora mexicana de cine.

¿Cómo llevaron a cabo este proyecto que aborda un momento de dolor?

Luis Arango (LA): Partimos de tres pilares: primero, una exposición fotográfica de 38 imágenes que estará en Avenida Reforma, del Ángel de la Independencia a La Palma. El segundo eje del proyecto es una edición especial que hicimos en colaboración con la revista Cuartoscuro: previamente lanzamos una convocatoria para que la gente nos mandara sus imágenes y así generamos un archivo, parte del cual presentamos en el número especial que ya está en circulación. El tercer pilar es una pieza documental que reúne testimonios de muchísima gente que se involucró en ayudar. De ahí surgió el título 19/S, El día que nos reencontramos. Creemos que es justamente lo que pasó: esta tragedia nos hizo salir de nuevo a las calles.

Irma Deschamps (ID): Quisimos crear algo más allá de subrayar el desastre y lo que ya se sabe. Este proyecto también es un apapacho al pueblo mexicano, reconocer cómo, a pesar de que estábamos pasando por un mal momento a nivel político y social y además tuvimos que enfrentar esto, nos unimos como país. Quisimos rendir un homenaje a todos los héroes sin capa.

¿Qué aportan distinto a lo que ya se ha visto en otros medios?

LA: Empezamos por conseguir material con nuestros conocidos. Después, poco a poco más gente se fue enterando y quiso dar su testimonio. Hoy tenemos más de catorce horas de testimonios, en las que individuos muy distintos cuentan su experiencia de ese día.

ID: Fue una labor ardua, de rescatar muchas historias. Una gran parte del material que presentamos en el documental es inédito. Lamentablemente nos invaden series mexicanas sobre narcotráfico y violencia. No hay que hacerlas a un lado, pero es importante mostrar otra cara de nuestra historia a través del cine. No queremos mostrar solamente el estereotipo al que nos tiene acostumbrados, por ejemplo, el cine gringo. Nuestro documental es una pieza documental creada por gente y para gente que vivió esto en carne propia.

¿Por qué no les interesa llegar al circuito comercial?

LA: Nunca tuvimos esa intención. El documental nació como una iniciativa de nuestra casa productora y la visión no se enfocó jamás en que formara parte de una corrida comercial, sino en hacerlo llegar gratuitamente al público en varios foros.

Es decir, como un servicio a la memoria colectiva.

LA: Sí, pero también es un archivo: tenemos resguardado el testimonio de primera mano de la sociedad civil. Para mí es importante que cualquier persona pueda consultar esto el día de mañana. Me encantaría, por ejemplo, que en diez años alguien viera este material y se diera cuenta de cómo estábamos constituidos, cómo era nuestra sociedad y eso le permita crear otra pieza nueva, no sé.

"Tenemos resguardado el testimonio de primera mano de la sociedad civil. Para mí es importante que cualquier persona pueda consultar esto el día de mañana”.

Más allá de este proyecto, ¿qué problemas enfrenta la producción audiovisual en nuestro país?

LA: A raíz del terremoto se vivió un periodo difícil en la industria. La sociedad estaba viviendo un luto, muchísimas producciones pararon, un montón de proyectos que debían desarrollarse se tuvieron que congelar. Además, la Comisión de Filmaciones no permitió que filmáramos en la ciudad, porque las condiciones eran inseguras. A partir de la mitad de este 2018 otra vez se empezó a reactivar todo, las marcas de nuevo comenzaron a confiar y poco a poco arrancaron nuevos proyectos. Ésta es una industria que genera gran cantidad de empleos de forma directa e indirecta y nosotros como comunidad de productoras estamos al frente, dando todo para que siga creciendo. Se trata de un medio increíble, pequeño, en el cual todos nos conocemos y nos apoyamos. México hoy en día está saliendo adelante y nosotros también: seguimos trabajando.

ID: Cuando Luis me propuso entrar a este proyecto le dije: “Híjole, por supuesto que sí, claro que le entro contigo. Vamos a hacer este proyecto porque México se lo merece, tenemos que demostrarle a todos lo grande que somos y qué maravilloso es este país”. Pero si bien desde el principio estaba la emoción de hacerlo, el ímpetu de demostrar de qué estamos hechos, también me generó sentimientos encontrados: tristeza al recordar lo que pasó. Mi idea como realizadora es también llevar este documental fuera del país, ponerlo en festivales, en universidades, en plazas, que se exhiba en varios rincones del mundo para que todos vean que México no solamente es narcotráfico.

Me interesa hacer un cine mexicano propositivo, diferente al que se acostumbra mostrar en el extranjero. Justo el hecho de que el documental se base en testimonios directos de la gente lo convierte en una muestra representativa. Incluimos desde una maestra que vivió el sismo en Jojutla, en una estancia infantil, y rescató a cinco niñitos que estaban con ella, hasta estudiantes, contadores, abogados, directores de cine, estrellas de rock. La selección representa al país. Con las fotos pasa la mismo: cuando hicimos la convocatoria de Cuartoscuro llegaron muchas imágenes. Nosotros no especificamos que fueran fotógrafos profesionales ni que hubieran usado tal cámara, al contrario, queríamos imágenes que contaran una historia que nos llevara más allá de la tragedia. Tanto Luis como yo pensábamos: no queremos mostrar el dolor, ese ya lo conocemos. Más bien queremos dar a conocer la parte positiva de México, que hay mucha más gente buena que mala en este país.

LA: Así es: queremos hacer un cine diferente, con propuestas distintas desde la producción y la creación.